vara y pulgar

Daniel Lamparero

Con suma moderación

Quizá fuese mejor destinar más y mejores recursos a la investigación y a erradicar el cáncer, que es el objetivo

VAYA por delante que la lucha contra el cáncer es innegociable y será bienvenido todo lo que sea aunar esfuerzos en Europa para consensuar acciones comunes y no que cada país vaya por su cuenta, pero ese no es el debate: no se puede desvestir a un santo para vestir a otro, ni demonizar al alcohol enarbolando la bandera de la lucha contra el cáncer. No se trata de esconder que la cantidad apropiada de alcohol para la prevención del cáncer es cero, pero de igual forma sucede con otros alimentos a los que no se ha puesto en el punto de mira en el informe BECA, que apuesta por castigar a las bebidas alcohólicas elevando sensiblemente sus impuestos, decorando las etiquetas con mensajes de aviso y advertencia a modo similar a las cajetillas de tabaco y eliminar cualquier patrocinio deportivo. Con la alarma encendida hace tiempo, el sector está en DEFCON 1 esperando la votación del martes, porque si el informe pasa el Rubicón y las propuestas acaban teniendo rango, el aumento del gravamen supondrá un duro golpe por el efecto colateral de elevar el precio de venta al público, lo que acabaría teniendo secuelas para todos los productores en general y el Marco de Jerez en particular. El sector defiende tanto la lucha contra el cáncer como el consumo moderado del alcohol, esto como parte inseparable de nuestra cultura y de la dieta mediterránea. Elevar los precios castiga a las economías más débiles y una Ley Seca nunca evitará el consumo; se trata de educar para un consumo moderado porque, como en casi todo, en el término medio está la virtud. Y si el alcohol pasa a estar proscrito por la lucha contra el cáncer de igual forma habría que hacer lo mismo con todo lo que es susceptible de provocar la terrible enfermedad: la carne procesada -hamburguesas y demás-, las carnes rojas, los ultraprocesados -desde bebida con gas o azucaradas o los cereales azucarados hasta las comidas preparadas-, la glucosa, el aceite de palma, los fritos, tostados, rebozados y empanados, las galletas, la bollería, el pan Quizá fuese mejor destinar más y mejores recursos a la investigación y a erradicar el cáncer, que es el objetivo y los alimentos empanados y rebozados..., acabando con las cámaras de bronceado e incluso el propio sol. Buceando en páginas oficiales de organismos nacionales e internacionales que velan por nuestra salud, la lista de alimentos y factores a evitar es amplísima, por lo que no se entiende que el foco se centre en un único producto y no en su consumo; un dato relevante es que España es de los países de Europa en los que más alcohol se bebe pero es de los países del mundo con mayor esperanza de vida, así que hay que ponderar todo en su justa medida. Quizá fuese mejor idea destinar más y mejores recursos a la investigación contra el cáncer, que nunca son suficientes, y dotar de las herramientas necesarias a los cinentíficos para erradicar enfermedad de una vez por todas -además de procurar un consumo responsable del alcohol y todo lo que pueda provocarlo-, que debe ser el objetivo principal de esta lucha.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios