Alivio fiscal para los consumidores

Es necesario también un acuerdo entre el Gobierno y la oposición para alcanzar un pacto de rentas que no lleven alos salarios a una espiral inflacionista

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha terminado por anunciar lo que diversos sectores le vienen reclamando desde hace un mes: una rebaja de los impuestos que gravan los combustibles en unos momentos de alza, debida a la guerra de Ucrania. Hay que tener en cuenta que la recaudación fiscal del Gobierno sobre gasolina y gasoil es un porcentaje del precio de base, por lo que el Estado estaba siendo un beneficiado de la subida de los combustibles. A la vez, se mantendrá la rebaja fiscal que se está aplicando en el recibo de la electricidad, aunque ésta ha quedado superada por el constante incremento del precio de la generación. Sobre esto último, hay que esperar a comprobar cómo se comporta en los recibos el desacople de la energía generada a partir del gas natural. Entendemos que tanto esto como la rebaja de 20 céntimos del precio del litro de combustible tiene una justificación plena porque el incremento de los precios está contaminando al resto de sectores económicos del país. Debe ser coyuntural, porque los mercados internacionales de los hidrocarburos terminarán por reajustarse una vez que se dé por estabilizada el aislamiento internacional de Rusia. El Gobierno calcula en 6.000 millones de euros el ahorro que se producirá en los combustibles y, además, aprobará créditos ICO por valor de 10.000 millones de euros para empresas afectadas por el elevado coste de la energía. Otra medida contra el alza de precios es la contención, durante tres meses, de los alquileres de las viviendas, que no podrán sobrepasar el 2%. Pero, a la vez de todo ello, el Gobierno y los partidos mayoritarios deben llegar a un gran acuerdo que estabilice los salarios, porque un incremento de sueldos abriría la espita del huracán inflacionista. En unos momentos de recuperación económica -aún se padecen los efectos de la pandemia-, hay que estabilizar los precios para que los tipos de interés se mantengan bajos y no perjudiquen el crecimiento.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios