La deriva del PSOE

Editorial

Hay barreras que no se pueden cruzar sin que ello suponga un desprecio intolerable a la inmensa mayoría de los ciudadanos

10 de septiembre 2023 - 00:15

La deriva emprendida por Pedro Sánchez, tras las elecciones del 23 de julio, para garantizar su permanencia en la Moncloa ha levantado una oleada de rechazo en la ya veterana generación socialista que protagonizó, a partir de la llegada de Felipe González al poder en 1982, el proceso transformador que consolidó la democracia en España y culminó el proceso de integración en Europa. El propio González y Alfonso Guerra en comparecencias radiofónicas esta semana, el ex presidente andaluz José Rodríguez de la Borbolla en estas páginas y otros muchos han expresado su alarma. La negociación con el prófugo Puigdemont para asegurar los votos de Junts parece que da por hecha una amnistía que no tiene encaje constitucional ni lógica política. El órdago lanzado por el lehendakari Íñigo Urkullu para configurar un modelo territorial profundamente insolidario va a ser también un elemento de presión en manos del PNV. En medio de todo este ruido ni Sánchez ni su partido han sido capaces de dirigir un mensaje claro que delimite cuál va a ser el marco de los acuerdos que se pongan encima de la mesa y cuáles son las líneas que no se van a traspasar para blindar el respeto a la Constitución. Es lógico que desde las filas del socialismo que contribuyó a construir el edificio democrático se vea con enorme preocupación que, como dijo Felipe González, se socavan los cimientos. Cierto que la aritmética parlamentaria ha creado una situación perversa que da un inmenso poder a minorías nacionalistas radicalizadas. Pero hay barreras que no se pueden cruzar sin que ello suponga un desprecio intolerable a la inmensa mayoría de los ciudadanos. Eso lo sabe cualquier organización política y el PSOE tiene motivos sobrados, por lo que ha representado en España, para tener la lección muy bien aprendida.

También te puede interesar

stats