El entendimiento como utopía

La democracia española está contaminada por los personalismos políticos y las estrategiaspuramente partidistas

En una democracia que no estuviera tan contaminada como la española por los personalismos y las estrategias puramente partidistas, pedir, a la vista de los resultados de las elecciones generales del pasado domingo, un entendimiento entre los dos partidos mayoritarios que permitiera superar el bloqueo no sonaría ni a discurso hueco ni a ejercicio voluntarista. Desgraciadamente es ambas cosas. Las posibilidades de que las dos grandes formaciones sistémicas, PP y PSOE, unan esfuerzos para dar estabilidad a un Gobierno son en la práctica una utopía sin sustento real. A pesar de que Alberto Núñez Feijóo haya puesto encima de la mesa la convocatoria de una reunión con Pedro Sánchez para abordar la situación sabe que ese es un camino sin recorrido posible. Y aunque Sánchez, después de dar todas las largas que haga falta, termine por aceptar el encuentro, no oculta que se va a emplear a fondo para tratar de construir una mayoría tan heterogénea como frágil en la que los separatistas vascos y catalanes van a tener una voz protagonista. Sin embargo, el mensaje que han dado los ciudadanos en las urnas es claro: ninguno de los dos grandes partidos ni de los bloques políticos que encabezan tiene respaldo suficiente para conformar un Gobierno sólido. Los electores han hablado y ahora son los políticos los que tienen que modular ese mandato. Ir a unas nuevas elecciones, como ha ocurrido ya dos veces en España, en 2016 y 2019, no sería otra cosa que la constatación de mala salud del sistema democrático. En esta ocasión con el elemento añadido de que se va a afrontar en una situación de debilidad institucional un periodo marcado por los ajustes que va a imponer Bruselas a partir el próximo año y que se cifran en unos nueve mil millones de euros. La baja calidad de la política española y la falta de la capacidad de entendimiento vuelven a revelarse como lastres para el normal desarrollo del país.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios