Industria naval

Defensa rompe un contrato con Arabia y lleva el pánico a Navantia

  • La plantilla de San Fernando teme represalias desde el país árabe y anuncia movilizaciones si se pierden las corbetas

El corte de chapas para las corbetas de Arabia Saudí está previsto para finales de este año. El corte de chapas para las corbetas de Arabia Saudí está previsto para finales de este año.

El corte de chapas para las corbetas de Arabia Saudí está previsto para finales de este año. / ROMÁN RÍOS

Comentarios 29

Los trabajadores de Navantia en la Bahía de Cádiz empiezan a verle las orejas al lobo. La posibilidad, hasta ahora remota, de que se terminara anulando el contrato para construir cinco corbetas para la Armada de Arabia Saudí empezó ayer a tomar cierto cuerpo. Y es que la decisión del Ministerio de Defensa español de paralizar la venta a Arabia Saudí de 400 bombas de precisión láser del Ejército español sembró el pánico en la plantilla de Navantia, que teme que haya ahora represalias desde el país árabe y se rompa de manera unilateral ese contrato de las corbetas que fue ratificado hace menos de dos meses.

De momento, lo único confirmado es que el Ministerio de Defensa español anunció ayer que ya ha iniciado los trámites para paralizar la venta a Arabia Saudí de 400 bombas de precisión láser. Nada habla el Gobierno de Pedro Sánchez de las corbetas y desde las filas del PSOE se recuerda que el contrato de las bombas y el de las corbetas son "acuerdos muy diferentes que nada tienen que ver el uno con el otro". Pero entre los representantes de los trabajadores de Navantia en la Bahía crece el temor de que este paso dado por el departamento que dirige Margarita Robles indigne a las máximas autoridades de Arabia Saudí. Lo que está en juego, recuerdan, es un contrato de más de 1.800 millones de euros que garantiza 6.000 empleos anuales en el astillero de Navantia-San Fernando hasta el año 2022.

"Es un craso error". Con estas palabras valoraba ayer el presidente del comité de empresa de Navantia-San Fernando, Jesús Peralta, la suspensión por parte de Defensa de un contrato de venta de armas con Arabia que data del año 2015. "Estamos muy preocupados porque las repercusiones que a partir de ahora puede ocasionar esta decisión pueden ser gravísimas", reflexionó Peralta, quien precisó que para antes de que acabe este año está previsto que se empiece a cortar las primeras chapas para estas corbetas, una vez que ya ha finalizado todo el trabajo previo por parte de la sección de ingeniería.

Bajo su punto de vista "en Arabia Saudí no sólo está buena parte del futuro de Navantia, es que allí hay muchas empresas de muchos sectores, entre ellas varias gaditanas, que han encontrado un mercado muy potente y que ahora ven como esa puerta se les puede cerrar en la cara".

Jesús Peralta es de la opinión de que un Gobierno progresista "no puede generar más paro en la provincia de Cádiz" y por eso anticipa que la plantilla de la antigua Bazán "responderá de manera contundente" si considera que está en peligro lo que el propio Gobierno socialista calificó en julio como "el mayor contrato de la historia de Navantia con un cliente extranjero".

Este contrato de las cinco corbetas para Arabia Saudí fue negociado durante años por el Gobierno de Rajoy y contaba con el rechazo de partidos como Podemos, aunque los dirigentes gaditanos de la formación morada sí respaldaron este acuerdo. Igualmente el contrato contó con la oposición clara de cuatro ONGs (Amnistía Internacional, Greenpeace, Oxfam Intermón y FundiPau) que firmaron un comunicado conjunto de rechazo. Incluso, el partido Compromís pidió ayer al Gobierno que dé un paso más embargando la venta de armas a Arabia Saudí.

El Ministerio de Defensa añadió ayer que al paralizarse la venta de estas 400 bombas de precisión láser se devolverán los 9,2 millones de euros que fueron abonados previamente por este material por parte de Arabia Saudí.

La decisión adoptada ayer por el Gobierno español se produce después de que el pasado 16 de agosto el Ministerio de Defensa ya adelantara que iba a revisar la venta de armas a Arabia todavía en trámite "que pudieran implicar la utilización directa de este tipo de armamento contra la población civil", como ocurrió en el ataque contra un autobús con niños en Yemen a primeros del pasado mes de agosto.El PP pide al Gobierno que "deje de jugar al populismo de Podemos"

La ruptura de un contrato armamentístico con Arabia Saudí que data del año 2015 es "una decisión errónea" y "una grave irresponsabilidad" de un Gobierno socialista "que tiene que dejar de jugar al populismo que le marca Podemos". Estas reflexiones partieron ayer del presidente provincial del PP de Cádiz y senador, Antonio Sanz. El dirigente popular no descarta que ahora haya represalias por parte de Arabia "porque a ese país le sobran novios para construir sus corbetas".

Sanz recuerda que "fueron muchos años de esfuerzo por parte del Gobierno de Rajoy hasta lograr cerrar un contrato que garantizaba trabajo en los astilleros de la Bahía de Cádiz hasta 2022 y ahora el Gobierno socialista lo pone todo en peligro".

Bajo su punto de vista el Gobierno ha hecho todo lo contrario de lo que tenía que hacer "porque en vez de reforzar las relaciones con Arabia y con el resto del mundo árabe, donde está el futuro de muchas empresas españolas, se dedica a mezclar las cosas con mucha irresponsabilidad, lo que es un peligro".El presidente provincial del PP pidió también ayer una posición clara de dirigentes del Gobierno, de la Junta y del alcalde de Cádiz "porque se ha puesto en claro peligro el futuro de muchas familias gaditanas".El PSOE no ve motivos para ver en peligro el contrato de las corbetasLa parlamentaria andaluza y secretaria de Organización del PSOE de Cádiz, Araceli Maese, dijo ayer que el contrato de las corbetas "no peligra" porque ese acuerdo "es diferente" al de las armas con Arabia Saudí que ayer clausuró el Ministerio de Defensa. Por eso, Maese pidió al presidente provincial del PP, Antonio Sanz, que abandone "el revanchismo político y deje de comportarse como un pájaro de mal agüero para esta provincia necesitada de políticos que quieran sumar y no destruir".

"El contrato de Navantia es una gestión de la SEPI y está vinculado al Ministerio de Hacienda que ha dejado muy claro que sigue su curso, mientras que el contrato de las bombas es una decisión del Ministerio de Defensa", explicó Maese.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios