Revista de Andalucía

Embutidos y dulces, calorías vacías

En la pirámide de la alimentación,  se encuentran arriba aquellos productos que sólo se aconseja su consumo de forma ocasional. Entre ellos están las carnes grasas, los embutidos, la mantequilla, los dulces o la bollería. Luis Morán pone el ejemplo de los snacks, muy ricos en grasas saturadas. “Los nutricionistas decimos que son alimentos con calorías vacías: tienen muchas pero muy pocos nutrientes”. Y, además, contienen un valor saciante. Es decir, que sacian el apetito y evitan que los niños se alimenten con productos mucho más nutritivos. En esencia, se recomienda la ingestión de un 15% de proteínas, un 30% de grasas y un 55% de glúcidos (hidratos de carbono). Estos componentes son vitales para el organismo, pues participan en la formación de sus diferentes estructuras. Mientras las grasas y los glúcidos aportan energía a las células las proteínas son fundamentales en la formación y consolidación de los órganos. Otros nutrientes, como las vitaminas y los minerales, son fundamentales para los rpocesos metabólicos. Las primeras están muy presentes en las frutas y verduras y los segundos en los cereales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios