Salud y Bienestar

La alergia al polen también se hace notar durante el invierno

  • La incidencia se debe a la reacción al ciprés y sus síntomas se confunden con el resfriado común.

Desde hace varios años se vienen registrando cada vez más casos de alergias estacionales y que afectan a un núcleo importante de la población española. Entre estas alergias, las más comunes suelen ser las causadas por las partículas de polen aerotransportadas y cuyo ciclo estacional incluye ahora el invierno debido al periodo de polinización del ciprés, una planta no autóctona y muy extendida.

Así, la alergia producida por el polen de ciprés está incrementándose en nuestro país a un ritmo alarmante debido principalmente a la cada vez mayor presencia de estos árboles del género Cupressus, entre los que destaca el cupressus arizónica (Ciprés de Arizona) y de otros cuya plantación ha ido en aumento como planta decoradora en espacios urbanos. Para reflejar esta tendencia, cabe destacar que en los últimos 20 años el número de granos de polen por metro cúbico en el aire debido a los cipreses se ha multiplicado por 25 en España, dato que revela la cada vez mayor incidencia de esta planta causante de dos de las variantes de alergias respiratorias más frecuentes: la rinitis alérgica y el asma alérgico.

Habitualmente, los síntomas de alergia a este árbol se inician en invierno, momento en el que comienza su polinización. Esto hace que a veces los síntomas se confundan con los de un resfriado común. Entre los síntomas más habituales derivados de la alergia a los cipreses están la rinitis (mucosidad nasal acuosa, estornudos, picor y congestión nasal); conjuntivitis (picor, enrojecimiento conjuntival, lagrimeo) y el asma bronquial (disnea, tos seca, dolor torácico y opresión torácica). Sin embargo, el más común suele ser la rinoconjuntivitis. Además, cabe destacar que la duración de los síntomas es de unos 2 o 3 meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios