Investigación y Tecnología

La Navidad es la peor época para una persona que tiene ansiedad

Mesa navideña

Mesa navideña

La Navidad es una época muy estimulante que puede traer muchos problemas a personas que normalmente experimentan episodios de ansiedad. Estrés, compromisos, regalos, compras durante todo un mes en el que cada día es una carrera de fondo a contrarreloj, a la que además se le añaden otros problemas como los conflictos familiares o de parejas que, en muchos casos, hay que dejarlos a un lado porque "es Navidad".

Es una de las causas externas por las que se incrementan los síntomas de la ansiedad en estas fechas. Hay una "necesidad u obligación" de que todas las personas que están a su alrededor tienen que estar contentos y bien atendidos.

Pero la ansiedad también una parte interna en la que influyen los pensamientos que bloquean la actividad diaria. Esos pensamientos anticipatorios en el que se está constantemente intentando interpretar la realidad de cada acontecimiento y con los que tiene que lidiar para que otros no se den cuenta de sus miedos.

A veces es bueno contarlo para que entiendan las preocupaciones y tengan un comportamiento empático que facilitaría mucho la situación de la persona que está viviendo todo con mucha ansiedad. 

¿Cómo afectan las Navidades a personas con problemas de ansiedad?

Hablar de ansiedad es quedarse en la superficie porque es un término muy generalizado y para llegar a entenderla hay que concretar y mostrar los diferentes escenarios interiores por los que pasa una persona con ansiedad.

Ya es difícil llevar un día a día, por lo que cuando llega la Navidad la sintomatología se agrava porque tienen que exponerse casi por obligación a situaciones que, en la vida cotidiana, podrían evitar o gestionar de otra manera y que cuando llega la Navidad tienen que afrontar. ¿Qué sensaciones experimenta una persona con ansiedad en Navidad?

  • Agorafobia: es muy agobiante para una persona con ansiedad salir y estar "obligada" a estar en espacios con mucha gente y lejos de la "zona segura". 
  • Claustrofobia: también está el efecto contrario, cuando la persona ve como "amenaza" estar en espacios cerrados. 
  • Fobia social: la exposición a las reuniones sociales es mayor en esta época del año.
  • Ansiedad generalizada: cuando ya tenemos un estado general alterado y tendente a la preocupación, estas fechas son una fuente extra de disparadores de ansiedad.

Cómo solucionarlo 

Cuando una persona está sufriendo un ataque de ansiedad, lo único que quiere es hacerse una bola y que no le hablen. Tampoco pueden hablar, pero la solución no es aislarse sino que, cada vez, tengan más contacto social que pueda fomentar el apoyo, generalmente, de amigos y familiares. Veamos diferentes alternativas de vivir la Navidad sin agobios:  

  • No te llenes de presión. Di "no" a lo que te sobrepasa
  • Simplifica rodearte de gente. Eso incluye las celebraciones, compromisos y hasta las compras.
  • Rodéate solamente de quienes son importantes para ti. En vez de mandar mensajes felicitando la Navidad, puedes decirlo en persona tomando un café. 
  • Celebra a tu manera. No todas las celebraciones tienen que festejarse a lo tradicional. Haz lo que te apetezca. 
  • Si, al final, decides celebrar con amigos o familiares, evita los temas que puedan ser incómodos para ti o que puedan generar polémicas. 
  • No te olvides de ti. En Navidad, tenemos tantos compromisos que parece que vivimos nada más que para complacer a los demás y se te olvida la atención personal que, en el caso de una persona con ansiedad, tiene que ser prioritaria. Es fundamental para entender cómo estás, qué sientes y qué necesitas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios