Una mirada atrás

Estreno de la peatonalización de la calle Larga y Manuel Yélamo, pregonero

Pedro Pacheco entregando el catavino de plata a Manuel Yélamo. Pedro Pacheco entregando el catavino de plata a Manuel Yélamo.

Pedro Pacheco entregando el catavino de plata a Manuel Yélamo. / Archivo

Aún se recuerda el amplio debate social y político que generó la decisión de peatonalizar la calle Larga. Entre tanto, la gente de las cofradías aprovechó la remodelada vía como lugar de ensayos de sus cuadrillas.

La calle resultaba ideal, sin tráfico y, por la hora de sacar las parihuelas a las calles, sin tránsito de viandantes. Un escenario magnífico para poder realizar la preparación de las cuadrillas. Eso sucedía en el año 1996 y el periodista gráfico de Diario de Jerez buscó la foto del primer ensayo que usaba Larga. Se encontró con el misterio de Cristo Rey que con su parihuela de ensayos preparaba un Domingo de Ramos al mando de Florián Utrera, al que vemos en el frontal.

Una década antes, el recordado Manuel Yélamo ofreció el pregón de la Semana Santa, acto que fue el último en celebrarse en el Villamarta antes de su cierre. La popularidad de Yélamo como periodista fue un reclamo destacado. Dejó frases para el recuerdo como “la prensa, después del templo, es el primer púlpito para enseñar la verdad”, junto a otra como “de hombres es caerse y de cofrades levantarse”. Duró una hora y diecinueve minutos. En la fotografía lateral, un joven Pedro Pacheco entregaba en catavino de plata a Yélamo, trofeo que distinguía al pregonero por parte del Ayuntamiento.

Ensayo de la cuadrilla de Cristo Rey por la recién peatonalizada calle Larga Ensayo de la cuadrilla de Cristo Rey por la recién peatonalizada calle Larga

Ensayo de la cuadrilla de Cristo Rey por la recién peatonalizada calle Larga / Archivo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios