Semana Santa

Lunes Santo

Señora de Amor y Sacrificio. Señora de Amor y Sacrificio.

Señora de Amor y Sacrificio.

Nuestra Semana Santa es espléndida en muchos aspectos, muy rica en matices, con una particularidad especial, con un distintivo de personalidad, de sabor, de personalidad y muy característica en su forma de ser.

Así, por ejemplo, en el día de ayer, en la esplendorosa jornada del Domingo de Ramos, es un día muy esperado por los cofrades jerezanos y no sólo por los cofrades sino por todo el pueblo de Jerez, que sale a la calle en masa a presenciar el paso de las Cofradías de esta radiante jornada. Y no sólo los jerezanos sino que muchas personas de otras poblaciones cercanas se acercan en una gran cantidad a presenciar este primer día oficial de la Semana de Pasión según Jerez.

Pero en el día de hoy, en esta jornada de Lunes Santo que aunque día laborable se va a vivir con tanta intensidad, ganas e ilusión como la jornada del día anterior, porque cada día de nuestra Semana Santa cuenta con los suficientes atractivos como para disfrutar de ello, vamos a observar el paso de cinco Cofradías, cada una con su historia, unas más veteranas y otras más recientes, que en su discurrir por las calles jerezanas nos van a transportar desde el Jerez más antiguo y clásico a las nuevas/viejas barriadas de la ciudad.

Por ello este día, esta jornada del Lunes Santo, nos ayudará a transitar por las viejas calles jerezanas, esas antiguas calles del viejo jerez las cuales nos trasladarán incluso a recuerdos de nuestra infancia, de nuestra niñez o de nuestra juventud, cuando vivíamos e esos viejos barrios del centro, hoy despoblados. Y de la ciudad vieja, de la ciudad de intramuros a esas barriadas que entonces eran lejanas y un mundo distante por descubrir, y hoy tan cercanas y casi incrustadas en el centro de la ciudad, para contemplar los misterios de la Pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo que, aunque sin orden cronológico, como todos los días de esta inigualable Semana Santa, si nos ayudarán a meditar sobre ellos tras su contemplación por estas añoradas, queridas y sentidas calles y plazas, pensando en revivir instantes que nunca jamás volverán.

Podremos percibir en este día diferentes estilos en las tallas de las Benditas Imágenes que procesionan. Así lograremos contemplar y admirar desde la extraordinaria talla de un Cristo de la Viga, asombrosa imagen de crucificado de estilo gótico, hasta la más joven y reciente del Señor de La Paz, pasando por otra estupenda imagen del Señor en su misterio eucarístico de la Sagrada Cena, de un estilo personalísimo y acompañada de una interesante y admirable conjunto escultórico, y por otra de un Nazareno que con su cruz a cuestas, se encuentra con las Mujeres y en el momento en que deja impreso su rostro en el paño que la Santa mujer Verónica le acerca a Jesús para enjugarle su rostro, terminando por una imagen de la Santísima Virgen bajo la advocación de Amor y Sacrificio, de austeras líneas castellanas, de una sencillez exquisita y de una gran devoción entre el pueblo de toda clase y condición social.

Pero siempre, y aunque dentro de la diferente calidad artística de cada una de estas benditas Imágenes, contemplaremos a Cristo y a María en esos misterios Pasionales que representan, como es la Institución de la Sagrada Eucaristía que nos llegará desde San Marcos; la presentación de Jesús al pueblo desde las Barridas España y La Constancia; el encuentro del Nazareno con las mujeres, que llegará a la Carrera Oficial desde la barriada de LA Plata; el momento de la crucifixión de Cristo desde el reducto catedralicio, y el remanso de Amor que desprende la Virgen de Amor y Sacrificio desde Madre de Dios, siendo, principalmente eso, la contemplación y meditación de estos Misterios Pasionales lo que nos debe de quedar de nuestros desfiles procesionales.

Además de esta imagen de la Virgen de María, contemplaremos a esa maravilla acompasada, a ese prodigio, de luz y belleza de proporciones tan medidas y tan exquisitas que son los pasos de palio, los cuales recogen la devoción, el cariño y el amor de un pueblo hacia la Madre de Dios que procesionan este día, y donde contemplaremos a la Santísima Virgen en sus Advocaciones de María Santísima del Refugio, Santa María de la Paz, María Santísima de la Candelaria y Nuestra Señora del Socorro, recogiendo en sus distintas advocaciones el sentir de las oraciones y devociones del amor a María, la Madre del Redentor.

Con ello sentiremos que nuestros corazones, nuestras mentes, nuestras almas van a poder sentir y orar a Cristo y a María en sus diferentes advocaciones y momentos de la Pasión, en esta espléndida jornada de Lunes Santo que Jerez va a contemplar y a disfrutar entre sus barrios y barridas, o desde el centro entre sus calles y plazas, para transportarnos a la nostalgia de vivir, sentir y recordar a un Jerez que cada año reviviremos al llegar este día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios