ROCIO 2019 JEREZ | MOMENTO ROMERO

Los ángeles del coto. Sin ellos no llegaríamos la mitad

Óscar, en plena reparación de un vehículo en el Camino del Rocío. Óscar, en plena reparación de un vehículo en el Camino del Rocío.

Óscar, en plena reparación de un vehículo en el Camino del Rocío. / Manuel Aranda

Nadie los espera pero están ahí, en el camino hacia la aldea de el Rocío o en el camino de vuelta hacia Jerez. Sea grave o menos grave son imprescindibles. Un atasco, una avería de la transmisión, el palier, la trócola o bien hoy día los coches con electrónica que se averían con nada. Ahí están y pocas veces sabemos lo importante que son.

Nadie piensa en ello pero están ahí. Me refiero al mecánico de la hermandad, a los mecánicos en general y también a las personas que con conocimientos de mecánica se ofrecen desinteresadamente y solidariamente para echarte un cable cuando tu vehículo tiene cualquier incidente sin mucha tarea. Por muy poco que sea la avería, un simple limpiado al filtro del aire te deja seguro avanzado.

Solamente el hecho de poder seguir haciendo el camino en tu vehículo, con tu grupo, con tu reunión, con tu peña ya es un milagro . Si no fuera por estos amigos del camino más de uno y de diez se quedarían tirados en la arena. En la foto, el buen amigo Óscar no tuvo ningún ‘reparo en reparar’, valga la redundancia, el vehículo de estos romeros que presentaba algunos pitidos señalando alguna avería.

Óscar lo solucionó a cambio nada. Una copita de Tío Pepe o un refresco fresquito. Así es el camino, así es la solidaridad de los que van surcando la arena llena de bondad y de armonía. Un fuerte aplauso para todos y cada uno de ellos y de ellas que ponen su ‘granito de arena’, nunca mejor dicho, en el camino por Doñana. Viva la Virgen del Rocío y vaya usted con Dios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios