Cofradías

Jerez se quiso postrar ante sus benditas plantas

  • Cientos de jerezanos hicieron la reverencia en lugar de acercarse a besar a las imágenes en besapiés

El Señor de las Tres Caídas en el santuario diocesano de San Lucas. El Señor de las Tres Caídas en el santuario diocesano de San Lucas.

El Señor de las Tres Caídas en el santuario diocesano de San Lucas. / Pascual (Jerez de la Frontera)

La ciudad volvió a cumplir con la tradición en la jornada del primer viernes de marzo. Un día que pasará a la historia si se tiene en cuenta que las hermandades de las Tres Caídas, la Vera Cruz y el Amor recomendaban a los fieles no besar a las imágenes expuestas en solemnes funciones de besapiés. Se trataba de una medida preventiva tras la aparición algunos contagiados por el COVID-19 en Andalucía. Pero el famoso coronavirus ni tampoco el frío molesto pudo con la fe de muchos jerezanos que durante toda la jornada de acudieron a esos templos históricos que encontramos en el mismo corazón de la ciudad.

La hermandad de la Vera Cruz dispuso pañuelos de papel para aquellos devotos que decidieran besar el Santísimo Cristo de la Esperanza. “Muchos han decidido besarlo. Pero esta es una cuestión que toca a lo más personal y no se puede prohibir que se acerquen al Señor” comentaba Marisa Palomares, hermana mayor de la cofradía. En la puerta del templo se podía advertir un cartel donde se recomendaba la reverencia en lugar del beso tradicional.

Justo frente a San Juan de los Caballeros, el Señor Cautivo también descendía del altar para estar más cerca de sus miles de devotos. Un precioso besamanos para Aquel que fue maniatado como un malhechor cuando lo que realmente era la Salvación del mundo. Precioso lucía el Señor de Eslava Rubio en esta jornada de viernes.

Y el Señor caído. En el santuario diocesano de San Lucas. Un año más, a la espera de reencontrarse con devotos que acudieron para dirigirle esa oración durante todo el día. El Señor de la Salud en sus Tres Caídas. Imagen que atrae gran parte de la devoción de la ciudad. “Siendo una imagen de reciente factura, parece increíble cómo ha calado en el pueblo”, manifestaba ayer uno de sus cofrades más antiguos y adelantados. Y es que, para el pueblo fiel, no existen ni las medidas ni la razón. La fe brota de manera súbita sin explicación alguna. Ayer, Jerez no tuvo miedo en contagiarse del mejor virus que ha tenido la humanidad. La imagen del Rey de Reyes que cae al suelo con su cruz para que el género humano alcance la salvación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios