Manuel Hurtado Macías | Hno. Mayor de la Esperanza de la Yedra “En las cofradías falta más diálogo entre los hermanos”

  • La capilla de la Yedra será intervenida con un profunda reforma y  arreglo de las techumbres tras la Semana Santa del próximo año

Manuel Hurtado ante el altar de cultos con motivo del triduo a la Esperanza. Manuel Hurtado ante el altar de cultos con motivo del triduo a la Esperanza.

Manuel Hurtado ante el altar de cultos con motivo del triduo a la Esperanza. / Vanesa Lobo (Jerez de la Frontera)

—Segundo año como hermano mayor en la Esperanza de la Yedra.

—Pues sí. Tomamos posesión el pasado año por julio. Por tanto es mi segundo año como hermano mayor. Unos meses muy especiales que se viven con mucha intensidad aunque el trabajo que desarrollamos desde que comienza el curso es agotador en una hermandad como la nuestra.

—¿Cómo se encuentra actualmente la hermandad?

—Pues en un momento muy dulce. Yo creo que la hermandad está muy definida. Todo el tiempo de la Coronación de la Virgen la hermandad lo vivió con una cohesión muy grande. Hubo mucho trabajo pero también participaron muchos hermanos. Ahora los resultados están ahí. Hay muchas actividades y vivimos un momento muy bonito. Armonía entre los que vienen por las tardes hasta los hermanos más mayores que todos los viernes del año abren la capilla para que puedan visitar a nuestros titulares tanto los hermanos como los devotos. La hermandad está en un momento para disfrutar de ella. Yo creo que para están las cofradías.

—¿No hubo crisis después la Coronación?

—No. La Virgen lo ha querido así. Hay muchos proyectos que llevamos adelante con el trabajo de todos y con la participación de muchos hermanos. Yo me presenté y no hubo ni otra candidatura. La hermandad lo vio bien. Por tanto, después de la Coronación han venido momentos tan bonitos como los que estamos viviendo ahora. La hermandad sabe el camino que llevamos y lo importante es que siga así.

—¿Y cuál es ese camino?

—El camino del factor humano es el más importante. Eso es la que hay que cuidar y para ello hay que hablar. En las hermandades muchas veces falta diálogo. Hablar y hacerlo de Dios sin que nos dé complejo. Por tanto, el camino es el de la cordialidad entre los hermanos. Que todos estemos a gusto en definitiva.

—¿ Quizá después de un tiempo en el que la hermandad vivió un poco de cara para afuera por el asunto de la Coronación ahora está en un momento más hacia dentro?

—Nosotros seguimos haciendo las mismas actividades que antes. La hermandad sigue disfrutando con nuestras convivencias, cultos y todo el calendario que tenemos. Quizá muchos nos miran porque somos una hermandad de las que más llama la atención. Pero lo importante es el trabajo continuo.

—Días previos a la Esperanza. Importantes para un cofrade de la Yedra.

—Mucho. Hemos vivido un momento muy bonito con el rosario de la aurora del pasado domingo. Y el montaje en Madre de Dios del triduo que comenzará hoy domingo. Después el día de la Esperanza que será el miércoles. Días muy especiales en el que nos acordaremos de fray Ricardo de Córdoba que todos los años me llamaba para preguntarme por la Esperanza. Siempre me decía que era la primera llamada que hacía del día para preguntar por Ella. Fue una persona muy allegada a nosotros y lo echaremos en falta.

—Hábleme de la caridad.

—Pues aparte de continuar con nuestra labor siempre en coordinación con cáritas de Madre de Dios, también le puedo decir que el próximo día 25 tenemos una obra de teatro que se representará en la Sala Compañía. La recaudación irá destinada a la Asociación de Cáncer de Mama Metastásico. En el teatro participan varias mujeres y la historia que cuentan es la forma de aceptar este tipo de enfermedad letal por parte de una fotógrafa, un ama de casa y una empresaria. La obra se llama ‘1 de 8’. Merecerá la pena. Después para el mes de febrero tendremos en el Teatro Villamarta la obra de teatro del ‘Rey León’ que es un espectáculo magnífico y de la que ya me cuentan que quedan pocas entradas.

—¿Proyectos de cara al futuro?

—Pues teníamos proyectos importantes como completar el altar de insignias o los respiraderos del palio. Pero vamos a levantar el techo de la capilla. El en la pasada primavera vimos que hay claros en las cubiertas y que había que acometer urgentemente obras en las techumbres. Ya tenemos listo el proyecto y empresa para la ejecución. Por tanto, una vez que pase la Semana Santa acometeremos las obras. Tendremos que levantar todo el techo porque hay desperfectos en los soportes de las tejas y vigas. Así que se nos ha truncado el proyecto en patrimonio. Al menos de momento.

—¿A la Madrugada le puede hacer falta algunos cambios?

—Yo he comentado alguna vez que quizá comenzando en la Rotonda de los Casinos nos permitiría estar menos tiempo en la calle. Y sobre todo salir un poco más tarde. Salir tan temprano como lo hacemos ahora nosotros nos trae muchos problemas con las bandas porque no pueden estar a la hora si tocan el Jueves Santo. Los palcos apenas se usan y los usuarios que quieran ocupar su palco se podrían ubicar en la calle Larga. Sería, al menos, una idea a estudiar.

—¿No se piensa en el Jueves Santo?

—Esa es la pregunta del millón. Yo no la contemplo ni en mi mandato se va a poner sobre la mesa. Pero hay que pensar que los que vienen por detrás piensan de otra forma. Saldrían más hermanos seguro. Por tanto, no se plantea ahora pero quizá en quince o veinte años si podría ser una realidad ¿Quién sabe?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios