Procesión del Resucitado | Jerez Y al tercer día, Resucitó

  • El Domingo de Pascua tuvo su desarrollo cofrade con el paso de la Sagrada Resurrección

  • La Misa pontifical estuvo presidida por el obispo en la Catedral

Y al tercer día, Resucitó Y al tercer día, Resucitó

Y al tercer día, Resucitó / Miguel Ángel González

La hermandad de la Sagrada Resurrección salió a las calles de Jerez para culminar –dar broche de oro- a toda la semana pasional que se ha vivido en los últimos días.

Eran las 12,30 horas cuando, tras la pontifical que estuvo presidida por el prelado de la Diócesis de Asidonia-Jerez, don José Mazuelos Pérez, salía a las calles de Jerez esta procesión que viene a celebrar el centro litúrgico y doctrinal de la Iglesia con el anuncio de la Resurrección de Cristo Jesús.

Las representaciones campaban por su ausencia un año más. Aunque no sea de obligado cumplimiento, sí es cierto que merecería más la pena estar presente en esta procesión de procesiones. Por parte de la corporación, pocos nazarenos acompañando a su Señor. Habrá que seguir trabajando duro para conformar un cortejo mucho más interesante. Pues no se entiende que el ámbito cofrade en general celebre la Pasión y Muerte para quedarse ahí. En definitiva debería de ser la del gran acompañamiento y arropo por parte del resto de cofradías al representar el triunfo de la vida sobre la muerte.

El Señor se erigía victorioso sobre unas andas que poco a poco van tomando cuerpo en lo que al tallado se refiere. Por su parte, quizá la imagen de González Rey quedaría mucho más adecuada sin sudarios de telas sobre puestos. Pero hoy en día, ya se sabe, las cuadrillas de costaleros y los cofrades en general buscan y desean bamboleos para destacar el movimiento.

Tras la agrupación de San Juan, apenas quince nazarenos daban pie al segundo de los pasos. Destacar un grupo de mujeres con mantillas blancas que acompañaban la procesión. La Virgen de la Luz, Señora de los cofrades del Resucitado, iba con un manto blanco de damasco y una saya azul. Coronada la Reina con una presea plateada. Y la banda de Jesús Nazareno de Rota que por la calle Latorre interpretó de categoría la marcha de don Germán Àlvarez-Beigbeder Cristo de la Expiración. No pudo haber mejor colofón para la última estampa de las procesiones de la Semana Santa. Un cristo de la Expiración que el pasado Viernes Santo ya parecía anunciarnos en la cruz que la muerte no tenía poder sobre Él. Lástima que muchos cofrades se pierdan este gran acontecimiento que da plenitud a toda nuestra Fe. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios