Sociedad

Cada país de la UE utilizará su propio plan para combatir la gripe A

  • La OMS insiste en que lo peor de la pandemia puede estar por llegar · Cada gobierno administrará la vacuna, que aún no está autorizada por la agencia europea del medicamento, según sus propias previsiones

Los países de la UE se preparan para combatir la expansión de la gripe A en otoño con diferentes planes de vacunación, que prevén inmunizar a porcentajes de población que van desde el 100% en el Reino Unido hasta el 30% en Portugal, pese a los intentos de armonizar las acciones contra el virus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido de que lo peor de la pandemia puede estar aún por llegar y ha llamado a la comunidad internacional a prepararse para una segunda oleada del virus en los próximos meses.

Aunque los Veintisiete han acordado líneas generales de orientación ante el recrudecimiento de la pandemia, cada país planea vacunar a distintos grupos de población en función de su política sanitaria nacional y de sus posibilidades económicas.

En la primera fase de vacunación, que se llevará a cabo en cuanto el nuevo fármaco esté disponible -a partir de mediados de septiembre, según la OMS-, los países europeos darán prioridad a tres grupos de población: los enfermos crónicos, las mujeres embarazadas y el personal sanitario. Estos criterios comunes son orientativos pero no obligatorios, y se han acordado teniendo en cuenta que no habrá suficientes vacunas para que todos los países inmunicen al mismo tiempo al porcentaje de población que crean necesario.

Tras la primera fase, cada país continuará administrando vacunas según sus planes nacionales.

Francia, con 94 millones de dosis compradas, es el país que ha reservado más vacunas por ahora, y planea inmunizar a toda su población, al igual que el Reino Unido -el país europeo más castigado por el nuevo virus-, que ha encargado 90 millones de dosis.

Los países creen que serán necesarias dos dosis para inmunizar a cada persona, aunque la OMS advierte que habrá que esperar a los resultados de los primeros ensayos clínicos para confirmarlo. Alemania, el país más poblado de la UE, ocupa el tercer lugar en número de dosis reservadas (50 millones), que servirán para vacunar a 25 millones de personas, aunque las autoridades alemanas pretenden acumular las suficientes dosis para 65 de los 80 millones de habitantes del país.

El Gobierno español ha encargado 37 millones de dosis con las que inmunizará al 60% de la población. Italia, por su parte, ha reservado 24 millones de dosis, con las que tiene previsto vacunar en dos fases a entre el 30 y el 40% de su población total. Holanda ha encargado unos 34 millones de vacunas, suficientes para inmunizar a todos sus habitantes, así como Austria, que ha encargado 16 millones de dosis.

Bélgica ha pedido 12,5 millones de dosis, con las que vacunará aproximadamente a la mitad de sus 10,5 millones de habitantes. Entre los países que han encargado un menor volumen figura Portugal, con tres millones de dosis reservadas, que cubrirán al 30% de su población (unos 11 millones de personas).

Todos los países comenzarán administrando la inyección a los grupos prioritarios, aunque además de éstos, algunos gobiernos han identificado a colectivos "de riesgo" adicionales. En España, a los tres grupos antes citados se sumarán los trabajadores de los servicios esenciales.

El Reino Unido también prevé vacunar de forma prioritaria a los mayores de 65 años y a los bebés, mientras que Alemania lo hará con los farmacéuticos, e Italia, al personal de Correos.

Además, la fecha en que cada país de la UE dispondrá del nuevo fármaco dependerá del laboratorio con el que haya firmado el acuerdo de compra, de modo que la primera fase de vacunación se llevará a cabo en unos países antes que en otros.

Mientras que España o Francia prevén comenzar la vacunación en otoño, el Gobierno británico ha precisado más al hablar de "finales de septiembre y principios de octubre". Otros países planean comenzar más tarde, como Italia, que ha fijado el 15 de noviembre para su primera fase de vacunación, o Portugal, que empezará entre diciembre y enero. Algunos gobiernos ya han avanzado que serán gratuitas al menos para los grupos prioritarios -es el caso del Reino Unido, Alemania, Italia, Holanda y Portugal-, mientras que en otros países no se ha decidido todavía. En España, los fármacos serán costeados por el Estado.

37

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios