Crisis sanitaria

Coronavirus: Melilla inicia 15 días de cierre hostelero

  • Los locales solamente pueden abrir para el servicio a domicilio, hasta medianoche

Reunión del Gobierno de Melilla Reunión del Gobierno de Melilla

Reunión del Gobierno de Melilla / Europa Press

Melilla ha iniciado este domingo un periodo prorrogable de 15 días de cierre de la hostelería, medida que completa la última orden de medidas anticovid de la Consejería de Economía y Políticas Sociales, competente en materia de Salud Pública, para frenar el auge de contagios en la ciudad autónoma.

Debido a esta orden, publicada oficialmente el pasado miércoles en el Boletín Oficial de Melilla (BOME), el gremio hostelero solo ha podido abrir este domingo sus establecimientos para el reparto a domicilio, hasta la medianoche. La orden de Salud Pública también permite que los establecimientos hoteleros puedan prestar a sus huéspedes las labores de restauración, pero únicamente "en las horas habilitadas".

El inicio del cierre hostelero no ha estado exento de polémica, ya que la Asociación de Hostelería de Melilla ha denunciado en Twitter la presencia de patrullas policiales en algunos establecimientos que estaban sirviendo desayunos para que su clientela se los llevara.

"Policía en las cafeterías para decirnos que no podemos servir cafés para llevar. Estamos sirviendo en la calle, a puerta cerrada y nos han dicho que no. Si se puede comprar en cualquier establecimiento, ir a un centro comercial, ¿por qué no podemos servir comida para llevar con recogida en el local?. Ese fue el compromiso del consejero de Salud Pública", ha afirmado la asociación en su perfil de Twitter.

Parte del gremio ya expresó su rechazo a este cierre de la hostelería con una concentración el pasado jueves, a la que asistieron más de medio centenar de profesionales y empresarios del sector, en la que pidieron que no se les criminalice y abogaron por sancionar a quienes incumplan las medidas anticovid, pero no con cierres como este, que "fomentan la clandestinidad", asegura.

También la Confederación Melillense de Empresarios (CEME) consideró tras el anuncio del cierre de la hostelería que esta medida no frenaría el aumento de contagios si no iba acompañado de un toque de queda a las 23:00 horas y un adelanto del cierre comercial. Sin embargo, el consejero de Salud Pública, Mohamed Mohamed Mohand, dejó claro que "poner un límite de hora a la gente como si estuviéramos en un periodo de guerra, no es viable en este sentido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios