Opinión

Apoyo claro de la Universidad de Almería al sector Agroalimentario, también en tiempos de COVID

Campo de prácticas de la Finca Experimental UAL-ANECOOP. Campo de prácticas de la Finca Experimental UAL-ANECOOP.

Campo de prácticas de la Finca Experimental UAL-ANECOOP.

DIEGO VALERA DIEGO VALERA

DIEGO VALERA

La Universidad de Almería desde su creación está volcada con el sector agroalimentario de nuestra provincia, como no puede ser de otra manera puesto que es el auténtico motor del desarrollo socioeconómico y demográfico de nuestro entorno; con una producción anual superior a los tres millones de toneladas de frutas y hortalizas, que por su marcado carácter exportador, aportan la mayor cuota al comercio internacional agroalimentario de Andalucía.

En tiempos de pandemia el sector ha mostrado nuevamente su fortaleza y solidaridad, garantizando la seguridad alimentaria de los hogares europeos, con frutas y verduras de indudable impacto beneficioso para la salud.

Todos nos hemos tenido que adaptar a las condiciones sanitarias actuales. Los cultivos en invernadero de Almería han sido un claro ejemplo de adaptación reflexiva e innovación, adaptando sus protocolos para cumplir estrictamente las recomendaciones marcadas por las autoridades sanitarias.

La UAL ha sabido también responder de forma ejemplar, adaptando la docencia a formatos multimodales y garantizando la seguridad de nuestros investigadores en los laboratorios y en la Finca Experimental UAL-ANECOOP; de esta forma no se ha visto resentida ni la docencia ni la investigación. Por otro lado, la comunidad universitaria ha mostrado una gran solidaridad en este periodo crítico, donde además, el apoyo y colaboración con otras instituciones ha sido notable para luchar frente a la pandemia. Además, se han abierto nuevas líneas de investigación como, por ejemplo, el estudio de biomarcadores mediante Resonancia Magnética y Nuclear para pronosticar la COVID-19.

Hemos redoblado nuestro compromiso con la docencia, fortaleciendo la docencia no presencial (tanto síncrona como en diferido) en la situación actual. El llamado “Modelo Almería” es un caso de éxito y reparto de la riqueza analizado desde todo el mundo, en el que una de sus fortalezas es la calidad del asesoramiento técnico que recibe. Nuestros agricultores están muy preparados y son muy dinámicos, pero sin duda, los miles de Ingenieros Agrónomos, Ingenieros Técnicos Agrícolas y Graduados en Ingeniería Agrícola que los asesoran, formados en la UAL, son copartícipes del espectacular desarrollo del sector ya desde la implantación del primer invernadero en Almería en 1963.

En este sentido, en Almería se están formando e incorporando al sector, Ingenieros Técnicos Agrícolas desde hace más de 30 años. Antes incluso de la creación de la Universidad de Almería, en 1987, se crea la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola por Decreto 209/1987 de 26 de agosto del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía. Es decir, el antiguo Colegio Universitario de Almería, que se integró a la Universidad de Granada en 1984, ya era pieza clave del “Modelo Almería” inyectando al mismo Ingenieros muy bien formados para asesorar las crecientes necesidades técnicas demandadas por los agricultores. Con la creación por Ley 3/1993, de 1 de julio de la Universidad de Almería, se dio un paso decisivo de apoyo al sector agroalimentario; además, con un indudable y enorme impacto positivo para toda la Sociedad de Almería. Ese mismo año, 1993, se implantó el título de Ingeniero Agrónomo.

Actualmente la Universidad de Almería, con 14.663 estudiantes de los cuales casi 700 son extranjeros, es un claro referente en educación superior agroalimentaria y un faro al que mira la horticultura mediterránea intensiva a nivel mundial. Además, ha estado desde incluso antes de su creación, muy comprometida con la sociedad a la que se debe, vinculándose estrechamente con el sector agroalimentario para ayudarle a superar sus dificultades, especialmente en épocas complicadas como la provocada por el SARS-COV-2. La UAL no escatima esfuerzos para dar una respuesta ágil y coordinada a las demandas del sector agrario, al que todos nos debemos y que justifica e impulsa a nuestra institución.

Una de las claves para hacer sostenible el Modelo Almería es la reducción de costes acoplada con un incremento de la productividad, sin olvidar la diferenciación, nuevos cultivos, organización de la producción y mejoras en la comercialización. Herramientas imprescindibles para hacer frente a la doble presión competitiva formada, por un lado por zonas productoras de alta inversión tecnológica, como Holanda, y por otro lado por terceos países emergentes muy competitivos en coste, como Marruecos o Turquía por poner dos ejemplos paradigmáticos. La UAL apoya al Modelo Almería mediante la Investigación y la Transferencia. Cuando van de la mano la Universidad de Almería y las empresas, el éxito está garantizado. En épocas como la actual, de recursos escasos y competitividad extrema, el binomio UAL-Empresas alcanza altas tasas de éxito.

Uno de nuestros objetivos fundamentales es el fomento de la transferencia de los resultados de la investigación desarrollada en la UAL. Estamos haciendo un esfuerzo considerable para transferir toda la investigación que generamos a la sociedad en general y al sector agro en particular. El conocimiento alcanza su valor pleno cuando es trasferido y ayuda a solucionar los problemas de las personas. En este sentido la Universidad de Almería ocupa una posición relevante frente a otras instituciones, fruto también de la pujanza de nuestro sector agro. Hace unos meses el Ministerio ideó un indicador (Sexenio de Transferencia) que refleja claramente la vinculación de los investigadores con su entorno ajeno a sus respectivos centros de trabajo. Es de destacar que la Universidad de Almería es la universidad andaluza con mayor tasa de éxito en sexenios de transferencia. Además, hemos puesto en marcha el programa UALTransfierE 2020, financiando el 60% de actividades de investigación y transferencia en empresas e instituciones sociales de Almería.

El acercamiento entre los grupos de investigación de la Universidad de Almería y las empresas se traduce anualmente en la firma de más de 95 contratos de investigación; sin olvidar que las empresas participan de manera asidua en todos los proyectos autonómicos, nacionales y europeos de la UAL. Considero imprescindibles tanto la investigación básica como la aplicada. Entiendo que un crecimiento socieconómico sostenible debe estar basado en el conocimiento, y ahí las Universidades son una pieza clave. Ambos tipos de investigación, especialmente la aplicada, deben tener un apoyo y acompañamiento empresarial.

Actualmente estamos desarrollando 138 proyectos del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación, con un presupuesto superior a los 12 millones de euros.

Un claro ejemplo de nuestro compromiso con el sector son los proyectos europeos. La UAL desarrolla actualmente 31, con un presupuesto total que supera los 160 millones de euros y donde el 95,51% de los mismos está directamente relacionado con la agroalimentación.

Para ayudar a la resolución de los problemas del sector agrario y hacer frente a la pandemia, además de formar a especialistas, continuaremos potenciando un enfoque multidisciplinar orientado hacia una investigación de vanguardia en la frontera del conocimiento, netamente almeriense y centrada en las demandas de nuestros agricultores y empresarios; codo a codo con el resto del potente Clúster Agroalimentario de Almería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios