ENTREVISTA

“El objetivo de la UAL es ayudar al sector del agro a ser más productivo y sostenible”

  • Carmelo Rodríguez Torreblanca | Rector de la Universidad de Almería

El rector de la Universidad de Almería, ante el curso más complicado para la UAL por la incertidumbre de la COVID-19. El rector de la Universidad de Almería, ante el curso más complicado para la UAL por la incertidumbre de la COVID-19.

El rector de la Universidad de Almería, ante el curso más complicado para la UAL por la incertidumbre de la COVID-19.

Tras cinco años como rector de la Universidad de Almería, ¿es este el curso más complicado al que ha tenido que hacer frente por la crisis de la COVID-19?

Sin duda, el curso que se ha iniciado en estos días es con toda seguridad el más complicado, y el que tiene mayores incertidumbres, no solo de mis cinco años como rector, sino de todos los vividos en nuestra universidad, y probablemente en la mayoría de las universidades del mundo.

Nos estamos enfrentando a una situación sin precedentes en la que la gestión diaria es más que vital para poder definir el futuro inmediato y a medio plazo, especialmente en materia de docencia y servicios a nuestros estudiantes. Llevamos meses trabajando para garantizar la seguridad y salud de todos los miembros de la comunidad universitaria pero no sólo eso, ahora más que nunca el papel de las Universidades es fundamental para proporcionar recursos humanos, tecnológicos y científicos que nuestra sociedad necesita para dar respuesta a esta pandemia.

¿Cuáles son los retos a los que tiene que hacer frente la Universidad de Almería en este curso?

La evolución de la pandemia en los próximos meses determinará nuestras decisiones, pero existen dos objetivos que considero esenciales en estos momentos para el gobierno de la Universidad de Almería. Por un lado, el diseño de un Campus seguro que garantice la salud de la comunidad universitaria; y, por otro, la importancia de intentar conseguir la máxima presencialidad en las aulas para la formación de nuestros universitarios.

En este sentido también he de reconocer que el comportamiento de toda la comunidad universitaria está siendo ejemplar en esta situación tan excepcional como la actual. Desde el inicio de la pandemia las muestras de solidaridad han sido sobresalientes, apoyando en múltiples frentes para luchar contra la enfermedad.

La I+D+I es clave para hacer frente a situaciones como esta pandemia. ¿En qué proyectos e investigaciones está inmersa la UAL sobre el coronavirus?

Con respecto a la investigación, la colaboración con las autoridades sanitarias está siendo muy estrecha. Pusimos a su disposición nuestros laboratorios, así como nuestros investigadores expertos en biología molecular para mejorar los sistemas de análisis PCR y poder aumentar el número de muestras realizadas a la población. También cedimos equipos de última generación para detectar el SARS-COV-2 a hospitales del Servicio Andaluz de Salud.

Hemos potenciado este vínculo tan importante para la sociedad, desarrollando nuevas líneas de investigación como, por ejemplo, el estudio de biomarcadores mediante Resonancia Magnética y Nuclear para pronosticar la COVID-19. Ejemplo de transferencia clínica en el que se van a investigar de forma pionera posibles biomarcadores, tanto en sangre como en orina, que permitan mejorar el manejo clínico de los pacientes con infección por COVID-19.

Estas nuevas líneas de trabajo cuentan con la inestimable colaboración del Hospital Universitario Torrecárdenas, así como con todo el personal de los Servicios Centrales de Investigación de la UAL y su infraestructura científica de vanguardia internacional.

Nuestros grupos de investigación se han volcado en la lucha frente a la COVID-19, reorientando sus líneas de trabajo para sumarse a la lucha contra la pandemia.

Y con respecto a la investigación agroalimentaria, ¿cuáles son los retos de la Universidad de Almería para los próximos años?

Tenemos una estrategia clara, bien definida, para acompañar al sector de forma proactiva. Nuestro objetivo es hacerlo más productivo utilizando menos recursos, para incrementar su sostenibilidad basándonos en el conocimiento científico y técnico, así como en la transferencia de los resultados de la investigación generada en la UAL.

Nuestra investigación agroalimentaria está centrada en hacer nuestras empresas agrarias más eficientes, diversificadas, sostenibles, respetuosas con el medio ambiente, basadas en la innovación, transparentes a los mercados y a los consumidores, sin olvidar la apuesta decidida por la digitalización.

Apostamos decididamente por nuestra implicación en los Digital Innovation Hubs; por otro lado, creemos que nuestro futuro Instituto Universitario de Agricultura Intensiva Sostenible, será una pieza clave para, de la mano del sector, garantizar que nuestros invernaderos continúen siendo el motor del desarrollo socieconómico y demográfico de Almería, conformando un modelo de reparto de riqueza único en el mundo.

¿En su opinión, cree que la UAL es ya la entidad de referencia a nivel nacional, tanto a nivel público como privado, en cuanto a investigación e innovación en el sector?

Sin duda nuestra universidad es un claro referente agroalimentario internacional, tanto desde la perspectiva de formación como desde el punto de vista investigador. El potente cluster agroalimentario de Almería está muy bien posicionado a nivel internacional; el acompañamiento de cada uno de sus componentes, entre los que está la UAL, es clave para el desarrollo sostenible de nuestros agrosistemas basados en el conocimiento.Los investigadores están volcados con el sector, un claro ejemplo es nuestra participación en los muy competitivos proyectos europeos. La UAL desarrolla actualmente 31, con un presupuesto total que supera los 160 millones de euros y donde el 95,51% de los mismos está directamente relacionado con la agroalimentación.

¿Qué colaboración existe actualmente entre la UAL y las empresas del sector agroalimentario de la provincia de Almería?

La colaboración y transferencia entre la Universidad de Almería y las empresas es especialmente estrecha en el sector agroalimentario, precisamente porque en nuestra provincia se dan dos circunstancias que favorecen enormemente esta interacción. Por un lado, la Universidad de Almería es una institución de referencia a nivel internacional en investigación y formación universitaria en agroalimentación y, por otro lado, Almería se ha erigido como un clúster agroalimentario reconocido internacionalmente debido a su alta concentración de empresas y productores agrícolas. 

Es precisamente el contacto directo de la Universidad de Almería con los productores agrícolas de la provincia y las empresas del sector, lo que ha permitido detectar las necesidades reales del tejido productivo y desarrollar nuestra oferta formativa y de I+D+i en estrecha colaboración con el sector agroalimentario. Pocas instituciones a nivel nacional e internacional pueden presumir de una oferta formativa en ciencias agroalimentarias tan amplia como la de la Universidad de Almería en estudios de grado, máster y doctorado; así como de una investigación tan centrada en las necesidades de los agricultores y de las empresas del sector. Prueba de ello es que la Universidad de Almería viene siendo líder a nivel nacional año tras año en proyectos concedidos en el área agroalimentaria en Retos Colaboración, la convocatoria estrella del Plan Estatal enfocada expresamente a la colaboración en I+D+i entre organismos públicos de investigación y empresas.

Para acabar, ¿cuál cree que es el futuro del sector agroalimentario en Andalucía? ¿Hacia dónde va el sector?

Soy muy optimista puesto que ha sabido adaptarse a circunstancias tan complicadas como las actuales, dando muestras de solidaridad y garantizando el suministro de las despensas europeas con productos muy saludables.

Andalucía lidera las exportaciones agroalimentarias con un compromiso decidido hacia estrategias que mejoran la renta agraria, fijando la población a los territorios. El sector apuesta decididamente por el control biológico, la agricultura ecológica, la reducción de costes acoplada con mejoras en la productividad, la diferenciación, nuevos cultivos, organización de la producción y mejoras en la comercialización; con la inestimable ayuda de la digitalización agroalimentaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios