Tecnología

Google, multada en Australia por engañar a los usuarios sobre los datos de ubicación que recopila

Usuario accediendo a los servicios de Google

Usuario accediendo a los servicios de Google / Firmbee.com

El Tribunal Federal de Australia ha multado a Google con 60 millones de dólares australianos (41,3 millones de euros) por engañar a los usuarios de dispositivos móviles con Android respecto a la recopilación de sus datos de localización.

"Es un castigo adecuado para alcanzar el necesario objetivo disuasorio", dijo el juez Thomas Thawley, del Tribunal Federal Australiano, en el fallo referido a la "conducta engañosa" de Google, según un comunicado de la corte.

La multa fue acordada con la Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC, siglas en inglés) por engañar a los usuarios con Android sobre los datos personales de localización entre enero de 2017 y diciembre de 2018. "No es aceptable que los consumidores estén expuestos a ser engañados en este tipo de cuestiones, incluso por una conducta que no es deliberada", precisó el magistrado en su fallo.

El Tribunal Federal Australiano había ya determinado en abril del año pasado que Google violó la Ley Australiana de Competencia y Consumo mediante representaciones falsas o engañosas a sus clientes sobre la recolección de datos de localización a través de los sistemas operativos Android instalados en los teléfonos móviles.

Según la Asociación de Prensa Australiana, Google hizo creer en un primer momento que no estaba llevando a cabo la recopilación de la ubicación pero, como informan desde Gizchina, "continúa recopilando y accediendo a datos de ubicación cuando el historial de ubicaciones de un usuario está configurado en "desactivado" pero su actividad web y de aplicaciones está "activada" y están usando sus aplicaciones".

Además, según explica Gizchina, Google también "ha violado otras dos leyes de consumo que involucran conducta que puede engañar al público y afirmaciones engañosas sobre las características de rendimiento del servicio". Desde la ACCC se ha pedido a la compañía que sea sincera con sus consumidores sobre el uso que se está haciendo de sus datos personales. 

El engaño

Los delitos denunciados por la ACCC, que se cometieron entre enero de 2017 y diciembre de 2018, se centran en dos configuraciones: "Historial de localización" y "actividad de internet y las aplicaciones".

La ACCC argumentó que Google engañó a alrededor de 1,3 millones de usuarios al no explicar adecuadamente que estas configuraciones debían ser apagadas manualmente si los consumidores no querían que Google recolecte, mantenga y use la información sobre su localización.

Asimismo, no informó a sus usuarios que al activar la "actividad de internet y las aplicaciones", Google iba a seguir recolectado sus datos a través de los aparatos que utilizan el sistema Android.

"Los datos de localización personal son sensibles e importantes para algunos consumidores", dijo Gina Cass-Gottlieb, presidenta de la ACCC. Cass-Gottlieb remarcó que este fallo "envía un fuerte mensaje a las plataformas digitales y otras empresas, grandes y pequeñas, de que no deben engañar a los consumidores sobre cómo se recogen y utilizan sus datos".

Precedentes

No es la primera vez que pasa. Ya en otras ocasiones la compañía se ha visto obligada a pagar multas por violar los datos personales de sus usuarios. En 2019, por ejemplo, tuvo que pagar 170 millones de dólares por las acusaciones en Nueva York de que obtuvo grandes beneficios en YouTube al recabar de forma ilegal información personal de niños sin consentimiento de sus padres.

Compañías como Google suelen argumentar que esta recopilación de datos sirve para personalizar sus servicios y mejorar tanto la experiencia como el funcionamiento de sus aplicaciones y servicios. No se duda de sea así, pero hacerlo sin el previo consentimiento de los usuarios es ilegal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios