Muere Jesús Quintero, por siempre El Loco de la Colina

Adiós en las ondas

Jesús Quintero en el año 1999 en una entrevista para este periódico
Jesús Quintero en el año 1999 en una entrevista para este periódico / Juan Carlos Vázquez
Francisco Andrés Gallardo

03 de octubre 2022 - 18:43

El periodista onubense Jesús Quintero ha fallecido este lunes a los 82 años. Se encontraba ingresado en la Residencia Nuestra Señora de los Remedios, de la localidad gaditana de Ubrique, hace un mes. Una afección respiratoria había agravado su salud. La avanzada edad, problemas coronarios que trató tiempo atrás y en general los excesos que al final le han pasado factura, formaban un cúmulo. La esposa y las dos hijas del comunicador pidieron ayuda al entorno de amigos y fue el empresario ubriqueño José Luis López el que se encargó de esta hospitalización de la que se confiaba que el de San Juan del Puerto iba a salir adelante y regresar a casa.

A lo largo de los últimos días había mejorado, según había comentado su familia, pero el triste y precipitado desenlace se ha producido este lunes al mediodía. El que fuera El Loco de la Colina, icono de la radio en los años 80 y renovador con su personal estilo en el medio televisivo, era una figura reconocida y admirada. En Radio Nacional en principio pasando después a Radio Sevilla para toda España, creó escuela y modelo. Su labor en la capital andaluza se extendió durante más de treinta años de trayectoria.

Rocío Jurado, entrevistada en 2006, por Jesús Quintero.
Rocío Jurado, entrevistada en 2006, por Jesús Quintero. / EFE

En 1988 sorprendió a la audiencia de TVE con El perro verde, el primer espacio de madrugada de la cadena pública. Por allí pasaron figuras inolvidable como El Beni de Cádiz, la Esmeralda o El Cojo Manteca, y entrevistó a figuras de primera línea como Julio Iglesias o Rocío Jurado, habituales en otros formatos similares que el periodista de San Juan del Puerto tuvo en Canal Sur y, en una breve segunda etapa, en TVE. Su productora se llamaba El Silencio, con todas las aristas posibles en su definición. Quintero era el maestro de las entrevistas entre frases certeras y silencios. Revalorizaba a los entrevistados con charlas que en ocasiones se convertían en confesiones.

En El perro verde se produjo aquella entrevista con Rafi Escobedo, condenado por el asesinato de los marqueses de Urquijo, quien se suicidó al poco de esta charla con Quintero, que para Antena 3 elaboró en los años 90 el programa Cuerda de presos, con entrevistas por las cárceles españolas. Siempre fue verso libre, heterodoxo, místico y poeta.

Su labor con el guionista Javier Salvago lo convierte en un profesional único, con luces y sombras, empresario singular y siempre observador, desde una distante atalaya, sobre los vaivenes de la sociedad. Para eso fue también El lobo estepario (en la radio) y El vagamundo, en la televisión.

Jesús Quintero en 2001, en una entrevista para este periódico
Jesús Quintero en 2001, en una entrevista para este periódico / Antonio Pizarro

La culminación de su estilo fue el programa Ratones coloraos, que comenzó en Canal Sur en el año 2002. En este espacio se consolidarían figuras entrañables como El Risitas, fallecido hace un año, y su cuñado o El Pozí. En el caso de Juan Joya El Risitas, que fue conocido en medio mundo por sus vídeos virales, fue descubierto por el empresario José Pérez Blanco, Pepe Peregil, como cliente de su bar y lo llevó en el año 2000 al El vagamundo, en Canal 2 Andalucía (Canal Sur 2 después), que se convertiría en Ratones coloraos al pasar al prime time de Canal Sur.

En los 90 creó Radio América y hace quince años levantó un ambicioso proyecto con el que llegarían sus graves problemas económicos, el teatro de la sevillana calle Cuna que llevó su nombre. Allí se produjeron las últimas temporadas de su espacio de entrevistas en Canal Sur, talk shows como Paz en la tierra, con Paz Padilla, y el programa de difusión del flamenco El sol, la sal y el son, siempre con su sello personal, para el público andaluz.

Su estilo y heterodoxia se percibían desde sus primeros pasos en Radio Nacional. De Huelva pasó a Sevilla y de ahí, Madrid. En 1973 se puso al frente de Hora 15-18, espacio vespertino que incluía radionovelas y otros espacios, en el que compartía conducción y entrevistas con Marisol del Valle, tía de doña Letizia. Esta pareja estuvo durante dos temporadas en las tardes de RNE. La asturiana se quedaría en el programa donde un colaborador relevaba al onubense, el sevillano Alfonso Eduardo Pérez-Orozco, fallecido hace unos meses, convirtiéndose en Hora 15-17. Quintero pasaría a las noches donde El Loco de la Colina, El Loco, se convertiría en leyenda, por encima de su propia personalidad.

Lo último

stats