'Los camioneros', la historia que unió a Rodolfo Sancho con su padrino Adolfo Suárez

Historia de la tele

El recordado político fue amigo personal de Sancho Gracia cuando fue director general de RTVE y el actor despuntó con sus dos primeras series antes del gran éxito de 'Curro Jiménez'

Curro Jiménez, el Robin Hood republicano que no podía atacar a los caciques

La anarquista Pippi Calzaslargas y cómo ayudó a implantar la democracia en España

Sancho Gracia, a la izquierda, como protagonista de 'Los camioneros'
Sancho Gracia, a la izquierda, como protagonista de 'Los camioneros' / RTVE
Francisco Andrés Gallardo

17 de agosto 2023 - 17:54

En la antigua Alemania Democrática se recuerda a principios de los años 80 el éxito que tuvo Curro Jiménez y de otra serie protagonizada por Sancho Gracia que llegó al segundo canal de la dictadura de Honecker más de diez años después de su estreno en TVE. Los germanos de la RDA (DDR en los chándals olímpicos) no salían de sus fronteras, como mucho se conformaban con sus minúsculas dachas vacacionales así que a través de la emisiones de la Deutcsher Fernsehfunk viajaban por la exótica España con Fernfahrer (Abentuer auf Spaniens Strassen), que traducido resulta, Caminero de largas distancias, aventuras por las carreteras españolas, todo un prodigio viajero para espectadores que estaban espiados en cada uno de sus movimientos. Entre nosotros, aquella notable serie para su tiempo la dirigió Mario Camus con el sencillo nombre de Los camioneros. Era una traslación quijotesca al siglo XX, aventuras de caballero andante. Un mecánico, harto de arreglar motores, se decanta por cumplir su sueño de recorrer el mundo y conocer gente al frente de su camión de transporte. Toda una proeza en aquella España sin autopistas.

Intro de 'Los camioneros', TVE, 1973

Esta ficción española estrenada a finales de 1973 fue de las pioneras en ser rodada en cine y ambientada en tiempo actual junto a las policiales Stop, Plinio y la comedia costumbrista de Antonio Mercero Crónicas de un pueblo, concebida en principio para promover el conocimiento del Fuero de los Españoles, la 'constitución' franquista. Mecero aceptó el encargo del presidente Carrero Blanco y al final, con buen criterio, hizo lo que le dio la gana.

Y en cierta medida fue por la manga ancha del director general de RTVE, Adolfo Suárez, que igual apretaba en materia censora informativa como aflojaba en todo lo que era entretenimiento. La televisión iba muy por delante del régimen.

Suárez entabló una afectuosa amistad con uno de los actores que se dio a conocer gracias a TVE a principios de los 70, Sancho Gracia, que hasta entonces en su apariciones en el cine era doblado por su áspera voz. Como D'Artagnan español en la versión de Los tres mosqueteros de Pedro Amalio López y Pilar Miró se convirtió en uno de los rostros más populares cuando la Novela de TVE congregaba tal vez a 20 millones de espectadores o más.

Intro de Los tres mosqueteros, TVE , 1971

Los tres mosqueteros fue uno de los éxitos de TVE en 1971 y el siguiente paso para Sancho Gracia fue protagonizar e implicarse en el proyecto de Los camioneros, a cargo del cineasta Mario Camus con el que también trabajaría en el siguiente proyecto, en vísperas de la transición, Curro Jiménez.

Sancho Gracia como 'Curro Jiménez'
Sancho Gracia como 'Curro Jiménez'

Los camioneros se fraguó en la recta final del cuatrienio de Adolfo Suárez en TVE, una época de fortalecimiento de la cadena pública y una ventana en las casas por las que entraba el aire fresco de la renovación sociopolítica. De esta etapa de Suárez destacan formatos como Informe Semanal, El hombre y la tierra o el Un, dos, tres, pilares de prestigio de TVE durante décadas.

Entre el político abulense y el actor Sancho Gracia siempre existió una amistad fraternal de esos años en los que cada uno de ellos forjaban sus respectivas carreras. Uno, por las sinuosidades de la política para cristalizar el proceso democrático con la instauración de la monarquía y el otro por proyectos artísticos comerciales que le permitieran dar el salto a otras producciones cinematográficas y teatrales de más calado. Sancho, sin embargo, quedó demasiado encasillado durante años por Curro Jiménez. Su petición de voto por UCD, en favor de Adolfo Suárez en la elecciones generales de 1977 (en pleno fragor del éxito de su bandolero) sorprendió a millones de españoles. Sancho Gracia y Bárbara Rey, dos ídolos de la TVE de entonces, defendieron al candidato centrista cuando no se le valoraba su labor de desmantelar el régimen franquista desde dentro sin haber creado conflictos mayores.

En 1975 nacía Rodolfo Sancho, tercer hijo de Sancho Gracia (Sancho es apellido, el veterano actor se llamaba Félix, pero se decantó en su nombre artístico por sus dos apellidos). El intérprete quiso que su amigo Adolfo Suárez fuera el padrino del que sería a su vez actor de prestigio. Rodolfo siempre ha sido muy discreto con su vida privada pero entre sus detalles personales destaca con orgullo que Adolfo Suárez fuera su padrino. El entonces procurador sería nombrada presidente del Gobierno en 1976 por don Juan Carlos para iniciar el pendiente proceso de reforma política que culminaría en dos años con la promulgación de la actual Constitución.

En 1978, por cierto, Curro Jiménez en la ficción se marchaba a América y así los creadores de la serie, y el propio actor, no se veían en la obligación de dar muerte al bandolero para ponerle fin. Su siguiente ficción en TVE, La máscara, un justiciero en el Madrid napoleónico, no tuvo ya la misma repercusión.

Sancho Gracia, fallecido en 2012 por un cáncer de pulmón, está entre los recuerdos de la audiencia veterana por el éxito de su gran personaje pero hizo mucho más. Además de series más recientes como La dársena de Poniente o Lobos fue uno de los actores fetiche de cineastas como Álex de la Iglesia. Le abrió las puertas de la interpretación a su hijo Rodolfo, uno de los intérpretes de prestigio en la televisión reciente y que ahora se ha visto sacudido por el crimen confeso de su hijo Daniel Sancho en Tailandia. Un suceso que puede eclipsar al menos durante unos años a las figuras de su padre y de su abuelo.

Lo último