Diego Ventura, rejoneador

"Actué con un dolor enorme y me mareé un par de veces"

  • El rejoneador sevillano desvela las claves de su gesto en solitario en Huelva, en el que fue cogido por el primer toro · Sometido a duras sesiones de rehabilitación, intentará reaparecer el próximo sábado.

Diego Ventura medita en su finca de La Puebla del Río sobre su gesto en solitario, en el que triunfó el pasado domingo en Huelva y se recupera, con duras sesiones de rehabilitación, de una lesión en el hombro izquierdo, que se produjo cuando el primer toro del encierro, de Pereda, le alcanzó la cabalgadura, Galán, y ya en la arena le lanzó un hachazo. Seis toros -a uno lo muleteó y estoqueó pie a tierra-, tres orejas y un percance. De todo ello, más el momento actual de su carrera y su futuro, habla un torero que esta temporada galopa con mayor templanza.

-¿En qué estado se encuentra y qué previsiones médicas hay?

-Aguantando. Con ejercicios de fisioterapia y dolores. Los médicos me han dicho que tengo para 10 ó 15 días. Pero voy a forzar para torear el próximo sábado en Miajadas, donde me probaré, para torear el domingo en Pontevedra. Para la próxima semana estoy anunciado todos los días y no quiero perder ninguna corrida.

-¿Qué destacaría de su actuación en Huelva?

-La raza que le eché. Nadie sabe el dolor que tuve. Después de la cogida -primer toro- llegué a marearme un par de veces cuando cambiaba de caballo. A pesar de todo eso llegué a cuajar bien a un miura.

-Aunque fue en el brazo izquierdo, ¿la lesión incidió a la hora de matar?

-Sí. Fundamentalmente con los toros difíciles, que se cruzaban. Por el dolor en el brazo izquierdo, que maneja la rienda, no podía frenar bien al caballo, que iba más a su aire. Si un torero de a pie tiene esta lesión le pasaría algo similar, no podría echar bien la muleta para que humillara el toro. Si llego a tener el brazo bueno es posible que le hubiera visto la muerte a los toros más fácil.

-¿Qué conclusiones ha extraído de esta experiencia?

-La tarde no fue lo que yo esperaba. A pesar de eso fue muy importante porque la gente salió muy contenta. Si no es por la cogida, hubiera disfrutado más y no se hubieran quedado cosas en el tintero.

-¿Qué cosas?

-Por ejemplo, torear a caballo un toro con la muleta. O torear bien con la garrocha, que no podía ni con ella. O parar un toro con el marsellés.

-¿Qué diferencias atisba con su otra cita en solitario, en Ronda?

-En la de Ronda, que fue en 2008, todo salió bien. Ésta ha sido más dura. Pero, profesionalmente, me ha llenado más.

-¿Cuáles son las armas esenciales para triunfar ante seis toros?

-Personalidad y un repertorio variado. Lo que hagas en los dos primeros toros no debe parecerse a los dos últimos. Es como a pie. Por ejemplo, Morante sorprende con algo para mantener el máximo nivel de atención del público.

-¿Por qué eligió seis toros de distintas divisas?

-Elegí seis toros de distintas ganaderías, algunas duras, como la de Miura, por orgullo profesional.

-En Huelva, hubo dos mano a mano a pie, ¿por qué no el de Hermoso de Mendoza y usted?

-La empresa tuvo esa idea y me encantó. Puso excusas con la fecha. Ya está bien de llevar las máscaras tantos años. Pablo -Hermoso de Mendoza- no toreó porque no quiso.

-¿Cabe ese mano a mano en otra plaza?

-Por mi parte, en el día que quiera, a la hora que quiera. Si quiere, para que no haya excusas, en el próximo San Isidro. Que elija los toros, la fecha, todo lo que quiera. Yo no pongo problemas a nada. Pablo es un grandioso torero y tiene la necesidad de un mano a mano conmigo.

-¿Cuántos festejos y trofeos ha conseguido?

-Llevo 20 corridas, he cortado 44 orejas y he salido 16 veces a hombros. Únicamente no hubo puerta grande en Sevilla, en una ocasión pinché y en la otra corté dos orejas, pero era la matinal y un solo toro. Y las otras dos fueron en Osuna y Badajoz.

-¿Qué cantidad de contratos cumplirá?

-De 50 a 55 corridas.

-Independientemente de trofeos, ¿en qué faenas ha disfrutado más?

-Las dos de Valencia -Fallas y Julio-, Arles, Sevilla, Madrid, en Mejanes, donde gané el Rejón de Oro, y Santander.

-¿En qué momento de su carrera se encuentra?

-En el mejor. El tiempo te da templanza. Además, ahora tengo la mejor cuadra de caballos. Incluso, según mis compañeros, es la cuadra más extensa y de mayor calidad de la historia. Son 20 caballos que son figuras. De ellos seis para la salida, tres para matar y el resto para banderillas.

-Destaque los que más satisfacciones le están dando.

-Nazarí, Pegaso, Ordóñez, una yegua nueva, Milagro, y Cheque.

-¿Hacia dónde camina su toreo?

-Quiero superarme. No me preocupa tanto cortar orejas. Lo que quiero es salir satisfecho, torear despacio y con temple y pureza. Antes salía muy presionado para cortar orejas. Ahora, curiosamente, disfruto más toreando y consigo más trofeos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios