Una jerezana en Pekín

Una luchadora con la mente puesta en el éxito

  • Medalla de bronce en el Campeonato de Europa de Gotemburgo 2006, la jerezana llega a sus segundos Juegos Olímpicos con la intención de alcanzar la final

Desde que a los quince años Mercedes Chilla (Jerez, 19 de enero de 1980) decidiera aparcar el baloncesto y el balonmano, deportes con los que coqueteó, para probar con la jabalina, la jerezana no ha parado de crecer en esta disciplina tan sacrificada y poco reconocida del atletismo, lejos de los focos que despiertan en nuestro país los 1.500 y los 3.000 metros, la maratón o la marcha, por ejemplo.

Siempre de la mano de su entrenador, José María Vega, su primer gran logro llegó en 1998, cuando se proclamó campeona de España junior, un éxito que repetiría en 1999 cuando, además, batió el récord de España con un lanzamiento de 54,41 metros. Desde el año 2000 hasta 2002 se proclamó campeona de España promesa, consiguiendo en 2000 el récord de España con un lanzamiento de 57, 91 metros.

A partir de ese momento, convertida ya la jerezana en la gran especialista de la jabalina femenina en nuestro país, empezaron a llegar también los éxitos internacionales: en 2001 se proclamó subcampeona de Europa sub 23 en Amsterdam y en 2003 fue medalla de bronce en la Universiada de Daegu.

En 2004, la jerezana cumple su gran sueño al disputar sus primeros Juegos Olímpicos en Atenas. Tras haber conseguido ese año una gran marca de 62,34 metros, la jerezana llegaba a la cita olímpica con la mente puesta en intentar llegar a la final, algo que finalmente no consiguió al acabar duodécima con un registro de 58,45, al igual que un año después en los Campeonatos del Mundo de Helsinki (séptima, 58,38 metros).

A pesar del éxito que supone ser campeona de España de manera ininterrumpida desde 2003 a 2008, Mercedes consiguió llegar a la cima en los Campeonatos de Europa de Gotemburgo 2006 al conseguir la medalla de bronce con una marca de 61,98 metros, -la primera lograda por el atletismo español, tanto en categoría femenina como en masculina-, sólo superada por la alemana Steffi Nerius (oro con 65,82) y de la checa Barbora Spotakova (plata con 65,64).

Para celebrar esta medalla y ratificar su hegemonía en la jabalina española, la jerezana batió su propio récord de España en Mónaco, con un registro de 63, 20 metros.

Todos estos éxitos le valieron a Chilla el reconocimiento en 2007 como hija predilecta de la provincia de Cádiz.

Ahora, a pocos días de debutar en sus segundos Juegos Olímpicos y con una mayor experiencia en citas internacionales que cuando participó en Atenas 2004, Mercedes se marca como objetivo superar los 60 metros para llegar a la que sería su primera final olímpica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios