Belleza

Descubre cómo puedes prevenir el envejecimiento capilar y lucir una melena envidiable

Las tratamientos de calor afectan a los folículos capilares de manera negativa. Las tratamientos de calor afectan a los folículos capilares de manera negativa.

Las tratamientos de calor afectan a los folículos capilares de manera negativa. / M. G.

Sabemos que la caída del pelo es un proceso que forma parte del ciclo natural del crecimiento del cabello. También sabemos que, salvo que un especialista médico recomiende algún tipo de tratamiento, una buena alimentación y una serie de cuidados puede ayudarnos a prevenir su caída o frenarla. Pero éste no es el único problema al que se enfrenta nuestra melena.

Igual que la piel envejece con el paso de los años, el cabello también muestra signos de envejecimiento con la edad. Su naturaleza va cambiando, pierde densidad, espesor y volumen. En definitiva, el pelo se vuelve más fino, y crece menos. Con la ayuda de la farmacéutica Rocío Escalante, titular de Arbosana Farmacia y experta en dermocosmética, te contamos todas las claves sobre el envejecimiento capilar.

¿Cuáles son los síntomas del envejecimiento capilar?

Además de las canas, el envejecimiento del cabello se presenta con estos síntomas:

- Debilitamiento: el pelo se vuelve más fino, frágil y débil, lo que puede provocar mayor rotura y puntas dobles y quebradizas.

- Pérdida de volumen y densidad: al volverse más fino, la melena pierde volumen y espesor.

- Sequedad: es normal que, con la edad, también por causa de los tintes, se vuelva más seco.

- Pérdida de brillo: no es el único factor, pero la edad también hace que el pelo pierda su brillo natural, y se vea más opaco.

- Mayor caída del cabello: aunque la caída del cabello puede deberse a otros factores como los cambios de estación o el estrés, también es más habitual que se produzca de forma más frecuente con el paso de los años.

¿Qué causa el envejecimiento capilar?

- La edad es el principal factor. Igual que en la piel el paso de los años se traduce en arrugas y flacidez, porque disminuye la renovación celular, en el cuero cabelludo disminuye la circulación sanguínea. Esto hace que las vitaminas y oligoelementos necesarios para el cabello lleguen en menor cantidad. Como resultado, el cabello se vuelve más fino y quebradizo.

- Trastornos hormonales. Con la llegada de la menopausia, el pelo también sufre muchos cambios: caída, debilitamiento...

- El estilo de vida también influye. La alimentación, el estrés, la rutina de cuidados que le das a tu pelo también influyen en su envejecimiento. La alimentación es fundamental para el cabello, porque le aporta las vitaminas que necesita para crecer fuerte. Por otra parte, está demostrado que el estrés envejece, tanto la piel, como el cabello. Y, finalmente, es importante cuidar tu cabello con productos adaptados a su propia naturaleza. Además, hay que evitar someterlo a tratamientos muy agresivos que deterioran la fibra capilar como las decoloraciones o el abuso de las herramientas de calor sin protección.

- Factores externos. Tanto el sol como la contaminación también son factores que pueden influir en el envejecimiento capilar. Los rayos solares resecan el cabello y lo vuelven más frágil. La contaminación también puede sensibilizar el cuero cabelludo y provocar irritaciones.

¿Cómo evitar el envejecimiento capilar?

Es aconsejable elegir una rutina capilar adecuada a la naturaleza del propio cabello, teniendo en cuenta también como está el cuero cabelludo. "Si se ha observado debilidad, pérdida de densidad y volumen, es recomendable utilizar, al menos una vez a la semana, un champú o algún producto que fortalezca el cabello", señala Escalante. La rutina de cuidados capilares debe incluir, además del champú, productos que hidraten como las mascarillas, que se deben usar al menos dos veces a la semana. Las cremas de peinado facilitan el peinado, evitando así su rotura.

"Cepillar a diario el cabello ayuda a estimular la circulación sanguínea y eliminar los cabellos muertos", recuerda la experta. Pero también añade que "es recomendable aplicar un protector térmico antes de utilizar el secador o las planchas es fundamental, para evitar los daños que ocasionan las herramientas de calor".

La experta también aconseja realizar un masaje capilar una vez a la semana, antes de lavarlo, ya que estimula la microcirculación y ayuda a potenciar los tratamientos posteriores. También son de utilidad los complementos alimenticios, que son siempre un suplemento a la dieta, que debe ser rica y variada con abundancia de frutas, verduras, legumbres y cereales.

"Estos alimentos proporcionan las vitaminas y oligoelementos que el cabello necesita para seguir creciendo fuerte y sano. Y los suplementos complementan la dieta y se pueden tomar en momentos puntuales", concluye Escalante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios