Xerez CD

Nene Montero toma las riendas

  • El nuevo técnico del Xerez CD regresa "con la misma ilusión de la primera vez, con mucha humildad y el objetivo de luchar por la fase de ascenso, este club es de superior categoría"

Nene Montero toma las riendas. El malagueño fue presentado ayer por la mañana como nuevo técnico del Xerez CD y por la noche tuvo la primera toma de contacto con los que son ya sus nuevos jugadores en las instalaciones de La Granja. El entrenador azulino, que regresa a la entidad dos décadas después -dirigió al equipo en la temporada 99/00 en Segunda B y disputó la fase de ascenso-, se mostró ilusionado y encantado de volver a dirigir a un equipo al que le tiene un gran cariño. Desveló que las negociaciones fueron rápidas, que aceptó porque Luis Oliver, al que considera su amigo, se lo pidió y apostó por recuperar la autoestima de los futbolistas para que comiencen a ganar partidos. Su reto también lo tiene claro, estar entre los cuatro primeros clasificados al final de una temporada que considera será bastante complicada.

Juan Miguel Becerra, presidente de Afición Xerecista, fue el encargado de dar la bienvenida a un Montero que se mostró tan sereno como seguro de conseguir los objetivos para los que ha sido requerido cuando menos lo esperaba: "Vengo con mucha ilusión, con muchas ganas, con las mismas que cuando empecé. Veinte años han transcurrido muy rápido. Me duele volver para suplir a un compañero y mucho más si tenemos en cuenta que fue un jugador mío en mi primera etapa aquí. Es una gran persona, va a seguir en esto y terminará triunfando porque tiene fundamentos para triunfar en el fútbol. A mí también me ha pasado, el entrenador que no ha pasado por un cese no es buen entrenador, eso nos pasa a todos. Si le pasaba hasta a Luis Aragonés".

Además, el malagueño dejó claro que "vengo con mucha humildad. Soy otro Antonio Montero, ya no puedo gestionar un vestuario como antes ni puedo dirigir al equipo como entonces, el fútbol ha cambiado, ha evolucionado mucho, por eso he comentado que llego con la ilusión de un chaval que acaba de sacarse el título de entrenador. Algunos me verán mayor y lo soy, pero esa experiencia voy a ser capaz de transmitirla a los jugadores para tratar de conseguir los objetivos marcados".

Montero agradeció de forma especial "a Luis Oliver su insistencia porque si no llega a ser él el que me llama, no hubiese venido. Tengo una academia de fútbol en Málaga y no ha sido fácil dejarla, he tenido que tirar de futbolistas amigos para que me cubran las horas. Luis es mi amigo y no podía decirle que no. A ver cómo se me da esta nueva etapa en el club".

El preparador xerecista también desterró de su vocabulario la palabra miedo para encarar este reto: "No puedo tener miedo a nada ni a nadie. Lo que sí tengo claro es la gran responsabilidad que conlleva entrenar a un club como al Xerez. Las categorías están ahí pero este club es de otra categoría muy superior. Esa palabra, responsabilidad, es la que voy a imponer a mis futbolistas desde hoy. A los entrenadores que hemos pasado poco tiempo en estas categorías siempre nos cuesta bajar pero yo no lo he dudado porque es el Xerez. Hubiese venido aunque estuviese en Regional. He pasado por muchos equipos, en algunos obtuve mejores resultados que aquí y mi referente siempre ha sido el Xerez. Si triunfas aquí, acabas triunfando porque la plaza no es fácil. Es como si en triunfas en la 'Catedral' en Primera".

Sin miedo, su objetivo lo tiene totalmente claro: "No he venido aquí para mantener al equipo, el equipo se mantiene solo, he venido aquí para que el equipo tire para arriba. Hay que ir partido a partido pero no podemos ceder más terreno. Llevamos siete puntos, el fútbol es así y vamos a tratar de sumar y sumar. Hay que pelear por estar entre los cuatro primeros. Es un gran reto para mí , para mi familia y debe serlo para todos los xerecistas".

Conoce a muchos de los integrantes de su plantilla pero el Grupo X lo ha seguido poco al residir en Málaga y por su trabajo comentando partidos de Segunda A. De todos modos, desvela que "soy un picado del fútbol y cada lunes me empapo de todo lo que pasa en todas las categorías. Hay muchos entrenadores jóvenes que han sido jugadores míos y me gusta seguirles para ver cómo les va porque les aprecio muchísimo. Uno de esos casos es Pepito Masegosa, que es bueno y está haciéndolo bien, o Francisco cuando estaba en Córdoba".

En pocas horas al frente de la plantilla, no cree que "vaya a cambiar muchas cosas para Los Barrios. El equipo está bien trabajado y tiene buenos jugadores. Ha pasado lo que ha pasado, que hay detalles que marcan los partidos y en vez de ganar, pierdes. Si eso no hubiese pasado, Nene Montero no estaría aquí. Hay que sacar esto adelante, me toca inyectar al grupo autoestima. El reto será muy complicado porque el grupo X es duro, están todos los filiales y todos los filiales tienen buenas plantillas. Habrá que trabajar mucho".

Por último, pidió a la afición "apoyo porque esto es cuestión de todos" y tener "fe y paciencia. No estamos en el lugar deseado pero con trabajo y dedicación estos chavales van a sacar esto adelante. La Liga es larga y en las últimos jornadas es cuando hay que estar metidos arriba, esto es como una carrera de fondo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios