Elche-xerez

El final menos deseado (4-1)

  • Duro Los azulinos caen de forma estrepitosa en un encuentro loco y para olvidar y se quedan sin el soñado 'play-off' Infortunio Un fallo del guardameta Lledó pone en bandeja a los ilicitanos el primer gol

Era esperanza o drama en noventa minutos y fue dramón pero en mucho menos tiempo. Como se suele decir, el mal camino, mejor andarlo pronto. El Xerez soñó con el play-off hasta el último encuentro de la temporada pero el final fue el menos deseado, que no por ello menos esperado. Los azulinos, pese a que lo intentaron por momentos y dispusieron de un buen número de oportunidades para marcar, no fueron rival para el Elche y el Alcorcón tampoco para el Valladolid en el Nuevo José Zorilla. El regreso a la Liga BBVA tendrá que esperar. Todo era demasiado bonito para ser realidad.

Los pupilos de Javi López han caminado al borde del abismo durante las últimas jornadas y cayeron en él. La carambola de la pasada jornada no se repitió, el Deportivo no salió airoso nuevamente del peligroso juego de la ruleta rusa, falló y el conjunto que también tenía que fallar no volvió a permitirse un nuevo tropiezo. Los xerecistas merecieron la promoción en la primera fase de la Liga, pero para nada en la segunda, una parte de la competición en la que los méritos no fueron suficientes. El fútbol y los resultados terminan poniendo a cada uno en su sitio.

La famosa frase del técnico catalán cuando el equipo se colocó cuarto en la tabla ha terminado por darle la razón, era complicado aspirar a más. Ahora, lo que impera es analizar si no daba para más por sus métodos, sus planteamientos, su falta de psicología en algunos momentos  con algunos jugadores y por su forma de llevar al grupo o por el potencial de un grupo de futbolistas al que, con excepciones muy puntuales, se le pueden reprochar pocas cosas.

Ya sólo queda borrón y cuenta nueva para arrancar a primeros de julio con un nuevo proyecto, que pudiera estar liderado por Esteban Vigo, entrenador al que la afición espera como a su Dios particular por el trabajo del malagueño en las tres campañas en las que ha dirigido a los azulinos. Dos veces le salvó del descenso a Segunda B y hace dos temporadas le colocó en Primera División.

López, que no pasará precisamente a la historia por ser uno de los técnicos más queridos por los seguidores, se despidió del equipo con una derrota de las que no se olvidan. Su equipo se hizo el hara-kiri. 

El Xerez se dejó en el Martínez Valero la vida en apenas un par de minutos, los que van desde el tres al cinco. Y eso que el encuentro arrancó con una buena jugada de ataque de los azulinos, que terminó con un remate de cabeza de José Mari que se marchó al larguero tras una excelente intervención de Jaime. Ahí, tal y como se desarrolló el enfrentamiento, estuvo la clave del principio del fin.

Luego, un regalo de Lledó a Bodipo, que anotó un gol de vídeos de primera para desesperación del meta sevillano, en el minuto tres y otro de Santos a los cinco destrozaron a los xerecistas, que acusaron muchísimo las concesiones en defensa. Para colmo, a los diez minutos de juego, ya se cantó en las gradas el tanto del pucelano Javi Guerra al Alcorcón y el segundo, con lo que el pescado se vendió pronto y demasiado barato.

El Elche no tuvo problemas nunca para controlar el partido, realizó una primera media hora magnífica pero bajó la intensidad y Capdevila acortó distancias con un golazo espectacular de rabona desde fuera del área. La fortuna se alió con el azulino tras una indecisión entre el portero y Samuel. El Xerez disputó sus mejores minutos e intentó superarse pero la igualada no llegó.

En el segundo acto, Óscar Díaz entró por un desaparecido de Pablo Redondo, y nada más iniciarse el juego probó fortuna con un lanzamiento de falta directa al que respondió bien Jaime evitando el empate.

El Elche pronto se convirtió en el equipo del primer tiempo y anotó el 3-1 con otro tanto de Santos. Luego, Lledó y Jaime volvieron a ser protagonistas. Santos perdonó su hat-trick, Paños tampoco estuvo inspirado, ni Ángel, que estrelló un balón en el palo, aunque cerró el marcador en el descuento con un buen tanto tras una jugada que llevó Perera.

Los xerecistas mantuvieron el tipo, a pesar de que ya se sabían de vacaciones -Antoñito -otra vez de los mejores en ataque cuando entró en la segunda parte porque todo lo que intentó le salió-, Óscar Díaz y José Mari se toparon con Jaime y no acertaron con un par de oportunidades que hubiesen metido al equipo en el partido- y estuvieron más pendientes del cronómetro que del juego. 

Al final, tuvieron que observar decepcionados como su rival celebraba por todo lo alto su fiesta, la que le puede devolver a Primera 23 años más tarde y también preocupados por la lesión de Héctor Font que no va a tener unas buenas vacaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios