Pablo Rodríguez Méndez. Analista técnico del Xerez y entrenador del Juvenil A

"A esta plantilla y a estos técnicos no se les puede reprochar nada"

  • Defiende el trabajo de López y cree que "el aficionado quiere lo máximo y nosotros también pero, a veces, no somos conscientes de los medios con los que competimos"

Pablo Rodríguez llegó el pasado verano al Xerez como analista técnico de la entidad de la mano de Emilio Viqueira y desde hace unas semanas compagina esas funciones con las de entrenador del equipo juvenil de División de Honor tras la destitución de Alfonso Martín. Cuatro meses después de abandonar su Galicia natal, hace balance de su trabajo, analiza la situación de la primera plantilla y pide atención y respeto para la cantera.

-¿Le resulta muy complicado compaginar los dos cargos?

-Si los días tuvieran diez horas más sería mejor. Me distribuyo el tiempo como puedo a partes iguales y los fines de semanas, igual.

-¿Cómo está viendo al Xerez?

-A nivel de clasificación, está en una buena posición, a un punto de los puestos que te permiten luchar por el ascenso. Tiene un cuerpo técnico con ilusión, con ganas de trabajar y de hacer las cosas bien y la plantilla es excepcional en cuanto a comportamiento y en grado de implicación. A partir, de ahí todos hacen lo que pueden para intentar lograr los mejores resultados y no hay nada que reprocharles. Desde el apartado técnico, lo único que se puede hacer es dejar los menos cabos sueltos posibles entregados a la suerte. Hay que trabajar mucho y aplicar el sentido común para tratar de conseguir los resultados.

-¿Le parecen excesivas las críticas que a Javi López y Viqueira?

-El aficionado quiere lo máximo, como lo queremos todos pero, a veces, no somos conscientes de los medios con los que competimos respeto a otros clubes. Para cómo se hizo la plantilla y con los medios que se hizo, el equipo está respondiendo. No pueden ser las mismas expectativas las del Tenerife que las del Xerez, aunque esto es un deporte y siempre se puede sorprender. Lo económico importa y mi balance es positivo.

-¿El objetivo es la permanencia?

-En el fútbol es muy arriesgado ponerse metas. Yo jugué en esta categoría en un club modesto muchos años, nuestro objetivo era la permanencia y llegaba el mes de mayo y estábamos a la misma altura de algunos grandes. Cuando llegue mayo, hay que tener atada ya la permanencia y todo lo que llegue luego, perfecto. Esto es un juego y hay casos como el del Murcia o Castellón, equipos poderosos que perdieron la categoría. No podemos olvidarnos de lograr lo esencial.

-¿Cómo se imagina el futuro del Xerez?

-El club tiene cierta estabilidad desde el punto de vista económico, aunque no desde el institucional. Creo que se están pagando errores del pasado. Intentamos hacerlo lo mejor posible con los medios que tenemos, que en este caso sólo los aplicamos. Se puede construir un buen club porque tiene un gran respaldo de la afición.

-¿Se imaginaba a Viqueira como director deportivo?

-Es una persona de fútbol que conoce todo esto. Aquí es querido y respetado y, bajo mi punto de vista, tiene un conocimiento muy amplio de lo que es el fútbol y de lo que es el Xerez, y eso es lo más importante.

-¿Cómo se ha adaptado al cargo de entrenador del juvenil?

-Bien. Hace un mes el club decidió un cambio en el juvenil de División de Honor, pensaron que yo era la persona adecuada para echar una mano y acepté encantado. Tengo que distribuir más el trabajo pero lo llevo bien. A todos nos gusta ganar y lo estamos consiguiendo, pero en el fútbol de formación hay otras cosas más importantes. Los chicos de esta edad están a un paso del fútbol de alto rendimiento y además de competir, hay que educarles a nivel deportivo para que tengan los mejores hábitos, deben tener disciplina, saber convivir y estar preparados para cumplir los objetivos. Siento una alegría enorme cuando los chicos ganan a un gran rival, como el domingo al Recre.

-¿Es duro entrenar sin medios?

-En ese sentido, quiero mostrar mi admiración y quiero felicitar a todos los entrenadores y a todos los chicos de la cantera del Xerez porque, a pesar de las dificultades, muestran una ilusión enorme. Esta mañana, por ejemplo, sólo teníamos un trozo de campo para entrenar y no teníamos vestuario. Este club tiene once mil socios y se merece un poquito más de atención. Estos chicos se merecen unas condiciones mínimas para entrenar. Ni a mí ni a los chicos se nos caen los anillos por ducharnos en casa pero para su formación, tener un vestuario donde convivir y un campo para entrenar es lo mínimo que uno puede pedir. Me gustaría que tuvieran unas mejores condiciones porque los objetivos que no se nos plantean no están acordes con los medios, competimos con equipos muy potentes, que tienen de todo, pero a ilusión no nos ganan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios