La crítica

Su reino no es de este mundo

Israel Galván trae a Villamarta su baile de ayer y del futuro

Francisco Sánchez Múgica | Actualizado 29.02.2012 - 10:08
zoom

Foto: Miguel Ángel González

zoom

Israel Galván, anoche sobre el escenario. / Miguel Ángel González

Artículos relacionados
Share
Al habla el bicho raro: es imposible gustarle a todo el mundo. Es malo gustarle a todos. Yo creador, reivindica machacón. Por eso baila entre la polvareda del seísmo y se convierte en bailaor-toro que arremete contra los burladeros del arte antes que en torero. Performista de movimientos silentes y púgil que golpea al flamenco organizado, temblor del manido costumbrismo andaluz mientras se revuelca por el suelo como insecto kafkiano. Séptimo samurai con coraza de silla muy capaz de hacerse el harakiri. Cristo mesiánico al que mece el eco destemplado de Inés Bacán mientras se balancea sobre una mesa... ¿Hay más? Sí, sí. Claro que hay mucho más. Que jamás sepa su mano izquierda lo que hace la derecha. Israel Galván vuelve a la materia prima en La curva.

Regresa al baile recto sobre renglones torcidos. Cubistas. Una indagación que, en buena parte, bien podría equipararse con un greatest hitsen el que metaboliza las constantes vitales que ha seguido en su zigzagueante trayectoria artística hasta hacer que su reino no parezca de este mundo (flamenco). Ni falta que la hace. En La curva se revisita, por descontado, el deconstructivismo de Tábula rasa, pero también se alude a La metamorfosis, Galvánicas, La edad de oro, Arena, El final de este estado de cosas... Es la sublimación del proverbial estilo galvánico, que ahora se ha convertido en moda aun cuando los que no lo entendían antes siguen sin enterarse de nada ahora.

De atrás hacia adelante, llega a la génesis misma del arte, a la posición fetal embadurnada de harina, de placenta con cordón umbilical, en la que acaba mecido por la nana de Bacán, como un iluminado. Por eso queda al final lo más puro en la soledad del escenario: la cantaora lebrijana. La voz cavernaria y platónica que divide el mundo sensible del inteligible. Razón vs. sentido en un viaje que comienza con el genio llamando a un taxi. Ahí empieza un periplo alucinógeno en el que a la postre esa naturaleza esencial, la harina, vence al producto, al pan, al que el inquieto e inquietante genio sevillano pisotea sin miramientos.

El pulso entre la tradición y la modernidad. El careo entre lo viejo y lo nuevo. Sus contradicciones resuelven derrumbando las dos torres de sillas que apenas componen la desnuda escenografía: la pirámide de las sillas metálicas y la de las sillas de tijera de madera. Y les advierto que no les voy a contar mucho más de lo que presenciamos anoche en Villamarta porque esto que hace el bailaor del millón de recursos hay simplemente que sentirlo, experimentarlo, masticarlo apreciando cada sabor, cada textura de danza matemática a ráfagas. Hay una interpretación por cada espectador y siempre más interrogantes abiertos que respuestas. Y eso es lo que hace más y más grande su inimitable discurso de fogonazos, de estética retorcida.

Recordemos ese piano cacofónico y espectral de Courvoisier, convertido en alter ego del Galván más contemporáneo. Recreémonos en el duelo al sol a compás entre el bailaor y un sensacional Bobote, ramalazo de energía eléctrica que pone a danzar por derecho. Galván se queda en el tabanco por bulerías. Pero la muerte tenía un precio y así se queja agónica por seguiriyas Bacán. Tenebrismo para su baile metafísico que se vuelve ocre y tierra. Polvo eres, recuerda.


Casi sin resuello, dedica cada ápice de energía a hacerle cortes de mangas a lo preestablecido. Es inaudito que no sea sincera esta indispensable mirada atrás a uno de sus mayores progresos. Porque Israel Galván no solo es muy bueno sino que además lo parece. Cuando arranca cada uno de sus movimientos, o cuando permanece inmóvil sentado en una silla o espalda con espalda con Courvoisier, siempre nos da la sensación de que va a ocurrir algo. Al final, Galván, cual Hipatia de Alejandría, traza círculos concéntricos con la zaranda-pandero que preserva lo esencial y desecha lo inservible. De nuevo, el origen. La materia primigenia en la voz de Bacán frente al piano deforme de la suiza Courvoisier, que a veces se ilumina y sus notas pasan de lo fantasmagórico a lo bucólico. 'Ole las gitanas de Laussane, vamos a acordarnos', le jalea Bobote irónico, en un espectáculo en el que Galván se ríe más que nunca de sí mismo, empapado en harina y magnesio. El hombre que necesita temer a Dios para ser feliz ha dejado de sentirse un lobo estepario, un incomprendido. Porque si el público es la muerte, como sentencia en la autoentrevista que él mismo se hace a caballo entre la silla de la ortodoxia y la de heterodoxia, su baile es la resurrección de la danza.

Baile

La Curva

Baile: Israel Galván. Piano: Sylvie Courvoisier. Cante: Inés Bacán. Compás: Bobote. Idea original, coreografía y dirección musical: Israel Galván. Composición musical: Sylvie Courvoisier. Dramaturgia y dirección escénica: Txiki Berraondo. Diseño de iluminación: Rubén Camacho. Sonido: Félix Vázquez. Atrezzo y coordinación técnica: Pablo Pujol. Lugar: Teatro Villamarta. Día: 27 de febrero. Aforo: Lleno.
0 comentarios
Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario
Encuesta

¿Qué nota le da a esta edición?

Encuesta Han contestado 61 personas
Antonio Montero. Delegado de promoción de eventos culturales

Antonio Montero valora positivamente esta nueva edición del Festival.

Pie de foto

"Queremos seguir potenciando el flamenco, es un motor económico"

Reconocido cofrade y padre de tres hijos, este jerezano admite que la inexperiencia "se soluciona a base de trabajo y ganas"

Manuel Valencia. Guitarrista

Su manera de acompañar el cante y su sentido del compás ha sorprendido a muchos. / M.A. González

Pie de foto

"La guitarra de Jerez está en su mejor momento"

El jerezano ha sido una de las gratas sorpresas del Festival. Su capacidad para aunar vanguardia y ortodoxia le han hecho ganarse el respeto de la crítica y de su principal valedor, su paisano Gerardo Núñez.

Curro Carrasco y Pelé de los Reyes. Navajita Plateá

Pelé y Curro, Navajita Plateá, estarán hoy con su grupo en la Sala Paúl. / M.A. González

Pie de foto

"No entendemos por qué nunca vinimos al Festival"

Curro Carrasco e Ildefonso de los Reyes abanderan ese flamenco vanguardista de Jerez que ha llegado a escucharse en medio mundo y que les ha servido para ganarse el resto de crítica y público

Santiago Lara. Guitarrista

El guitarrista Santiago Lara presenta mañana 'Sentimientos Nuevos', su segundo disco. / M. Á. González

Pie de foto

"Es una producción propia, pero con grandes músicos"

El jerezano lanza ahora, cinco años después de su primer trabajo, Sentimientos Nuevos, que presenta en Villavicencio con entrada gratuita.

Manuel Liñán. Bailaor

Manuel Liñán estará esta noche en Villamarta con su espectáculo Tauro. / M.A González

Pie de foto

"Cada día que pasa intento evolucionar"

Desde hace unos años explota a las mil maravillas su faceta como coreógrafo, una virtud que aprovechan buenos artistas de la actualidad como Rafaela Carrasco

Vicente Gelo. Cantaor

El sevillano Vicente Gelo se estrena en solitario en el Palacio de Villavicencio. / Miguel Ángel González

Pie de foto

"Intento dar mi toque a cada cante"

Este sevillano de 36 años quiere dar en Jerez el primer espaldarazo a su carrera en solitario

Pedro Heredia 'El Granaíno'. Cantaor

Pedro Heredia estará esta tarde en el Palacio de Villavicencio. / M.A. González

Pie de foto

"No sé por qué pero en Jerez hay algo distinto"

Pedro ha trabajado toda la vida en los mercadillos hasta que hace unos años emprendió su particular andadura como cantaor

Antonio Real. Delegado de Turismo, Cultura y Fiestas

Real con una copa de vino en la bodega González- Byass. /Juan Carlos Toro

Pie de foto

"Me identifico más con el cante que con el baile"

Real ya trabaja en un calendario anual que contribuya a convertir a Jerez en la ciudad del flamenco

Angelita Gómez, en días pasados, en plena clase magistral del Festival de Jerez. / Miguel Ángel González

Pie de foto

Maestros

Nombres destacados del flamenco enseñan en los cursos del XVI Festival de Jerez lo que aprendieron de sus mayores; Angelita Gómez, Belén Maya y Rafael Campallo cuentan sus experiencias junto a los cursillistas

Un momento del encuentro digital patrocinado por Solera, ayer, con Mercedes Ruiz. / Manuel Aranda

Pie de foto

"El Festival de Jerez apuesta por la juventud y eso lo hace más grande"

La bailaora jerezana Mercedes Ruiz ha mantenido un chat con los lectores de 'Diario de Jerez'

Jesús Méndez. Cantaor

Jesús Méndez estará hoy en Villamarta con el espectáculo ¡Viva Jerez!. / manuel aranda

Pie de foto

"No me acostumbro al ajetreo de los viajes"

El cantaor Jesús Méndez estará hoy en Villamarta con el espectáculo ¡Viva Jerez!

Pedro Carrasco 'Niño Jero'. Guitarrista

Pedro Carrasco 'Niño Jero', ayer en el Consejo Regulador. /M.A. González

Pie de foto

"Antes era más difícil grabar en un estudio"

Periquín, como le llaman muchos, ha logrado hacerse un hueco en la historia del flamenco jerezano, en gran medida por su personalísima manera de tocar

Cristóbal Hara. Fotógrafo

Hara explicando algunos detalles de las obras que expone en la galería de Lamadrid. / Juan Carlos Toro

Pie de foto

"Aquí nos acomplejamos de nuestra propia cultura"

Con motivo del Festival de Jerez, la galería de Lamadrid Gómez ofrece por primera vez una exposición sobre flamenco, una muestra conjunta de Cristóbal Hara y Gilles Larrain

María Ángeles Carrasco. Directora del Instituto Andaluz del Flamenco

En la imagen, María Ángeles Carrasco, durante su visita Consejo Regulador del Vino. / Juan Carlos Toro

Pie de foto

"Los artistas son ahora más realistas, se han concienciado de lo que hay"

Economista de profesión, esta joven gaditana aboga por introducir paulatinamente el flamenco en la escuela

Miguel Lavi. Cantaor

Miguel Lavi, justo después de ofrecer su rueda de prensa en la bodega San Ginés.

Pie de foto

"Mi sueño es cantar delante, es lo que me gusta"

"Ahora me siento más seguro que antes y bueno, ojalá esté mucho mejor que la última vez que vine. Aquella vez me sentí a gusto, espero que me sienta también esta vez"

David Fernández entrega el premio a Yerbabuena.

Pie de foto

Jerez saca de nuevo la alfombra roja

Eva Yerbabuena (Público), Mercedes Ruiz (Crítica), Leonor Leal (Revelación) y Miguel Lavi (Atrás), protagonistas en la ceremonia de entrega de premios de la pasada edición del Festival de Jerez

Antonio Fernández García. Presidente del Consejo Regulador del Jerez

En la imagen, Antonio Fernández posa en las dependencias de la Casa del Vino en Jerez. /Miguel Ángel González

Pie de foto

"El jerez es arte y ha de acompañar al flamenco"

Fernandez es amante del buen jerez y apasionado del flamenco en general aunque 'tortista' en particular.

Lucía Álvarez 'La Piñona'. Bailaora.

En la imagen, Faustino en el Bar Juanito, con Rafael de Paula, Tío Pepe y sus alcachofas. / Miguel Ángel González

Pie de foto

"Valoro mucho lo que me llega, esté bien hecho o mal hecho"

La vida de esta jimenata de 27 años ha sido una carrera de fondo en la que ha sabido sortear las zancadillas que el tiempo le ha ido poniendo.

Faustino Rodríguez Marín. Hostelero.

En la imagen, Faustino en el Bar Juanito, con Rafael de Paula, Tío Pepe y sus alcachofas. / Miguel Ángel González

Pie de foto

"Mis alcachofas suenan a bulerías; y para vender más, a bulería de Mercé"

"Después del flamenco, me gusta el flamenco; reírnos y hacer compás con los nudillos", dice el hostelero

La alcaldesa, en el balcón de la sede del PP en Jerez. / Juan Carlos Toro

Pie de foto

"Debemos aunar esfuerzos para hacer rentable el Festival"

En su primera muestra como regidora, deja claro que los proyectos en torno al flamenco en Jerez son "prioritarios"

XVI Festival de Jerez

Noticias, imágenes y críticas del festival

XV Festival de Jerez

Noticias, imágenes y críticas del festival