EDUCACIÓN

Leer como la primera vez

  • Abril 2017. Durante este mes, generalmente, se celebran actividades en torno al libro y la lectura para conmemorar las fechas relativas a Cervantes, Shakespeare, Garcilaso...

Leer como la primera vez Leer como la primera vez

Leer como la primera vez

Descubrir la magia de entender los grafismos, de comprender sus significados, de imaginar personajes y situaciones a partir de esas letras o signos esenciales nos transporta a un momento inigualable en nuestra formación cultural y humana. A veces se produce en la más tierna infancia y en otras ocasiones se alcanza en edades más avanzadas, pero siempre produce un estado de satisfacción y seguridad vital incomparable.

La lectura, por placer o necesidad, nos aporta la confianza necesaria de haber adquirido un recurso para profundizar en nuestra vida, en nuestro entorno, en el devenir del tiempo y en el pensamiento de quienes nos precedieron o comparten sus inquietudes con nosotros.

Realidad, ficción, aventuras, problemas de diversa índole, investigaciones, pasatiempos, interpretaciones artísticas, ilustraciones motivadoras,...es tal la riqueza que nos proporcionan los diversos formatos y, ahora más que nunca, los diferentes soportes, que no podemos dejar de fomentar la lectura desde todos los campos y con todos los medios a nuestro alcance.

Nos volvemos (por lo general) menos intolerantes, valoramos más (por lo general) otros puntos de vista, cuestionamos bastante (no siempre) principios que se nos presentaron como universales o incuestionables.

Somos, en definitiva (por lo general), más felices, más veloces, más pausados, más ocurrentes, menos temerarios (no siempre) y más necesarios.

Cuando pensamos cómo transmitir nuestros conocimientos o nuestras "cuitas y querellas" o deseamos, simplemente, expresar y transmitir emociones, recurrimos al lenguaje (no siempre verbal o autóctono) y nos dejamos llevar por la placidez de unos trazos o palabras que hacen que tengamos presencia en el mundo.

Además de para rellenar las desmedidas tareas burocráticas que no siempre se entienden o conducen a un resultado sensato, la escritura, como heredera y compañera de la lectura y la ilustración y otras formas de comunicación, nos coloca en un lugar de auténtico privilegio, nos distancia de lo ridículo, de lo rancio, de lo trivial, pero nos acerca también a las raíces del ser, a la esencia de las personas que nos rodean o que nos dejaron su legado en la inmensa cantidad de textos o canciones o pinturas o películas. Es por ello que lo que tenemos que saber es leer denotativa y connotativamente (tarde o temprano se tenía que notar que estoy preparando al alumnado de Cultura Audiovisual y Diseño a enfrentarse a los mensajes que recibimos de los mass-media), descifrar no solamente qué nos dicen sino qué nos están queriendo decir o vender.

Decimos que la educación, como la publicidad, pretende un cambio de conducta. Pues cambiemos la tendencia y leamos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios