San Dionisio confía en empezar "en breve" las obras de rehabilitación

  • Las actuaciones más urgentes son la intervención en la casa del cura y la reparación del muro trasero del templo

Imagen de la grieta que recorre uno de los muros de San Dionisio ayer. Imagen de la grieta que recorre uno de los muros de San Dionisio ayer.

Imagen de la grieta que recorre uno de los muros de San Dionisio ayer. / pascual

Comentarios 0

Al menos siete meses lleva diagnosticado el estado ruinoso de la antigua vivienda del cura, que incluye también los salones parroquiales, de la iglesia de San Dionisio. Las grietas exteriores que presenta el edificio es reflejo del estado en el que se encuentra el interior del monumento. Hay que recordar que los primeros días del pasado noviembre llegaron con abundantes lluvias lo que propició el urgente abandono de la zona parroquial. Actualmente, ni la sacristía ni la antesacristía, así como la zona de los salones parroquiales, están completamente vacíos, a la espera de que se ejecute la intervención urgente que necesita el edificio. Unas obras que el párroco, Luis López-Cuervo, confía en que se inicien "la próxima semana. Sólo estamos a la espera de una licencia". Intervención en la que se graparán grietas exteriores, se restaurarán las gárgolas, se repararán los techos y se rehabilitará la casa del cura. Hay que destacar que los técnicos municipales declararon en "estado de peligro" dichos salones, incluso hay partes del edificio en las que las techumbres ya han cedido. Asimismo, la zona donde se encuentran las gárgolas, justo en Cañete del Pinar, existen dos grietas verticales importantes. El espacio que divide el cancel con la puerta exterior de la iglesia muestra un panel en el que se explica la situación del templo con fotografías y los costes de la intervención para tocar el corazón de la feligresía. López-Cuervo asegura que el templo está "en muy buenas condiciones. Lo único que hay que arreglar son dichas deficiencias de la casa del cura y el muro".

El estado de peligro de este monumento provocó que las dependencias de la casa de hermandad del Mayor Dolor tuvieran que ser abandonadas, teniendo los hermanos que repartir el rico patrimonio de la cofradía por locales y viviendas particulares de los hermanos. Esto ocurría tras más de cuatrocientos años de sede permanente en la parroquia de San Dionisio de dicha cofradía. Francisco Román, hermano mayor de la cofradía, comentaba días atrás que "no hemos tenido más remedio que trasladarnos porque existe peligro de derrumbe de los techos".

Hace días que debieron de haber comenzado las obras, pero lo cierto es que aún se encuentra en estado de espera mientras que el deshabilitado lugar sigue deteriorándose. La iglesia parroquial fue salvada, afortunadamente, siendo reabierta hace ahora ocho años. En este 2017 tocan las dependencias parroquiales. Otra papeleta que, cuanto antes, debería de ser resuelta por el bien de la parroquia y del patrimonio jerezano.

más noticias de JEREZ Ir a la sección Jerez »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios