Psicología

Una realidad a la carta: las últimas TICs

Elena Martínez Diosdado Elena Martínez Diosdado

Elena Martínez Diosdado

Hablar de innovación en estos tiempos que corren puede parecer poco innovador. Pero, irremediablemente, la innovación es un concepto con el que tenemos que trabajar de forma longitudinal, es decir, a lo largo del tiempo. Para evitar este efecto de saciación y de pérdida de significado del concepto, probablemente, en alguna cocina, ya se esté cociendo alguna nueva terminología que aún desconozco. Pero, una de las tendencias más utilizadas al hablar del conocimiento y de su enseñanza es el uso de terminología informática. De hecho, en el día a día, ya utilizamos términos como me quedé bloqueado, tienes que resetearte o estoy en modo off. Por ello, el concepto de innovación en muchas ocasiones debe ir más allá de aportar y añadir algo nuevo a lo ya establecido, debe ser un reinicio, un reseteo o una reconfiguración de los conocimientos adquiridos. Una de las muchas gestas de Cajal consistió en convencer a todos los prestigiosos científicos alemanes e ingleses de principios del siglo pasado de que el sistema nervioso no estaba compuesto por una red de tejido nervioso, sino que se trataba de células que poseían extensas ramificaciones pero que eran independientes entre ellas.

Así, las tecnologías de la información y de la comunicación, las llamadas TICs, no sólo están aportando nuevas estrategias en educación, sino que en algunos casos están transformando completamente la metodología educativa. Las TICs, han sido definidas como el conjunto de procesos derivados de las nuevas herramientas, tanto hardware como software, relacionadas con el almacenamiento, procesamiento y transmisión de la información digitalizada de forma rápida y en grandes cantidades. Gracias a estas nuevas tecnologías el profesor puede acceder al texto que está escribiendo cada alumno en tiempo real, haciendo correcciones inmediatas y de forma privada, los alumnos pueden realizar exposiciones orales sin necesidad de hacerlo de carrerilla, sino apoyados en sus presentaciones visuales e, incluso, pueden visitar museos sin salir del aula gracias a los software de realidad virtual.

La realidad virtual es una de estas nuevas tecnologías que no sólo está añadiendo mejoras a la docencia y otras muchas disciplinas, sino que en algunos casos está modificando completamente ciertas metodologías. De hecho, es una de las herramientas de innovación que ha modificado de forma importante los métodos utilizados en psicología en el tratamiento de distintas alteraciones como la hiperactividad, las fobias o la timidez. Gracias al uso de esta metodología tanto menores como adultos no tienen que imaginar determinadas situaciones para superarlas, sino que mediante el uso de gafas de realidad virtual pueden ver entornos virtuales y actuar como si estuvieran en una situación real, incrementando su atención para buscar determinados objetos dentro de un entorno divertido, hablando con un grupo de personajes diseñados al efecto o sentados en una plaza mientras algunos perros pasean a su lado si lo que se pretende es superar el miedo a estos animales. Dado que la investigación en psicología ha demostrado ampliamente los beneficios de esta herramienta (Botella et al. 2012), en Psicología Diez, hemos iniciado recientemente el uso de esta metodología innovadora con el objetivo fundamental de cumplir con los principios de actualización continua e innovación que debe seguir cualquier disciplina relacionada con la educación o la salud.

El uso de este tipo de TICs, permite que el alumno se enfrente a determinadas situaciones de forma muy controlada y maximizando sus probabilidades de éxito (lo que a la vez repercute positivamente en su autoestima), permite aumentar la frecuencia de afrontamiento de estas situaciones (no hay que esperar a que se den ciertas circunstancias, sino que se pueden diseñar en cualquier momento) con lo que el progreso se acelera considerablemente. Además, el carácter tecnológico e innovador de la metodología resulta enormemente atractivo tanto para menores como para adultos, de forma que la motivación para afrontar las dificultades está garantizada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios