La Eurocámara da el primer paso para que España tenga cinco escaños más en 2019

  • La salida de Reino Unido permitirá que los eurodiputados españoles pasen de ser 54 a ser 59.

Vista general de la eurocámara durante una sesión. Vista general de la eurocámara durante una sesión.

Vista general de la eurocámara durante una sesión. / EFE

La Comisión de Asuntos Constitucionales del Parlamento Europeo (PE) dio este martes el primer paso para una nueva redistribución de escaños tras la salida de Reino Unido que permita a España pasar de 54 a 59 eurodiputados a partir de 2019.

Según un informe aprobado por 21 votos a favor y 4 en contra, parte de los 73 escaños que hasta esta legislatura ocupaban los eurodiputados británicos serán distribuidos entre el resto de socios, un reparto del que salen sobre todo favorecidas España, Francia, Italia y Holanda.

Francia ganará 5 escaños como España y pasará de 74 a 79, mientras que Italia irá de 73 a 76 y Holanda de 26 a 29.

También Irlanda sumará dos escaños hasta llegar a los 13 y ganarán un escaño más Dinamarca, Estonia, Croacia, Polonia, Rumanía y Eslovaquia.

El resto de países se mantendrán con los mismos eurodiputados, incluida Alemania, de la que históricamente se ha criticado su sobrerepresentación (96 escaños de 751 actuales).

Tras el voto, el líder del PP en la Eurocámara, Esteban González Pons, destacó que "el gran acuerdo en beneficio de España" ha sido posible por el acuerdo de las fuerzas populares, socialdemócratas y liberales del PE.

"Con este nuevo reparto de escaños, España gana peso político e influencia en la toma de decisiones en Europa, algo que le corresponde por su peso demográfico y económico", destacó Pons.

En la misma línea, Ramón Jáuregui (PSOE) afirmó que "España tendrá la representación que le corresponde" por población y "recuperará la visibilidad" que según él se había perdido en Bruselas.

"Hemos logrado la cuadratura del círculo. Con la nueva distribución, ningún país pierde. La Eurocámara se reduce a 705 eurodiputados, y deja así un margen de maniobra suficiente para adaptarse a posibles ampliaciones futuras de la Unión Europea (UE)", añadió el exministro socialista.

Satisfecha igualmente por el resultado de la votación, Maite Pagazartundúa (UPyD) señaló que "España es uno de los grandes países europeos - por población, territorio y capacidades- y está llamada a jugar un papel más relevante en lo social, en lo económico y en lo institucional tras el 'brexit' (la salida del Reino Unido de la UE)".

"Podemos empujar para mejorar las oportunidades de los españoles y europeos, eso que los nacionalistas y secesionistas de boina a rosca no ven, lamentablemente, por sus pequeños egoísmos", manifestó la eurodiputada.

Más escéptico se mostró en declaraciones a Efe el portavoz de Podemos en la Eurocámara, Miguel Urbán, que dijo que aunque una mayor proporcionalidad en los escaños "es un paso positivo", "no debe olvidarse el hecho de que el Parlamento Europeo, si bien es la institución más democrática, más proporcional y más representativa, es también la institución con menos competencias".

"Mientras otras instituciones como el Banco Central Europeo y el Eurogrupo sigan actuando sin un real control democrático, la democracia en la UE va a seguir siendo una ficción", apuntó Urbán.

Los partidos españoles que consigan más votos serán los más beneficiados del aumento de escaños. En la actualidad, los partidos con más representación en la Eurocámara son el PP (16 eurodiputados), el PSOE (14) y Podemos (5).

El reparto de parte de los escaños fue criticado por algunos grupos como los conservadores y reformistas (ECR) -a los que pertenecen actualmente los conservadores británicos- que consideran que los escaños de Reino Unido deberían simplemente eliminarse.

La futura distribución de escaños debe todavía recibir el visto bueno del pleno de la Eurocámara y de los Gobiernos de los socios europeos.

En la votación de hoy los eurodiputados también dieron luz verde a que parte de los escaños que quedarían vacíos tras la despedida de Reino Unido puedan quedar congelados hasta la llegada de nuevos países a la UE o ser ocupados por los electos de una lista europea transnacional de jurisdicción única.

Se trata de una práctica insólita que permitiría votar a personalidades de otros países y que tiene como uno de sus principales valedores al presidente francés, Emmanuel Macron.

Para el eurodiputado de Equo Florent Marcellesi las listas transnacionales serían "la mejor forma de fomentar el sentimiento de europertenencia y, por tanto, de posibilitar una mayor solidaridad y redistribución de riqueza no solo a nivel nacional sino también a nivel europeo".

"Es el momento de profundizar la democracia europea y de europeizar la democracia. Traslademos al espacio electoral lo que ya existe de facto en la opinión pública: la europeización del debate público", añadió el ecologista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios