Gafas de cerca

josé Ignacio / Rufino

Alguien 'ens roba'

ASIMETRÍA fiscal" es un eufemismo usado para constatar que, por ejemplo, seamos los andaluces de los pocos ciudadanos españoles que todavía pagan el impuesto más redundante, el de sucesiones. Usted, padre o madre, lleva una vida pagando por adquirir y poseer su patrimonio una variopinta panoplia de impuestos estatales, autonómicos, provinciales y municipales. A pesar de ello, sus hijos -no sus parientes: sus hijos- se verán en un considerable marrón por recibir lo que, en buena medida, era ya suyo, y al morir ustedes, pasa a ser completamente suyo… y del presupuesto de la Junta. En muchas otras comunidades, el impuesto de sucesiones está exento, o sea, no se paga. Con esto, no pocas familias sureñas se plantean huir fiscalmente del sitio donde viven, alquilando una casa en Navarra o Madrid. Es decir, que hacemos aquí un pan fiscal con unas tortas confiscatorias. Cada día más andaluces se ven compelidos a vender -¡si pueden!- lo que heredan para pagar los impuestos mortis causa. Algunos, qué dolor, deben, tiesos, donarlo graciosamente al Estado. "La Junta nos roba", podemos decir, imitando al doliente catalán independentista al uso.

Hay otra asimetría fiscal que produce monstruos recaudadores, basada en un chantaje o un trile vestido de contribución al desarrollo y al empleo de un territorio. Como la prensa ha recordado esta semana, las grandes empresas tecnológicas no pagan prácticamente impuestos por ganar mucho dinero en España. Mediante la ingeniería fiscal, el establecimiento en paraísos fiscales más o menos declarados, o con peloteo de facturas de aquí a allá hasta tributar -poco-donde más les conviene, el panorama sintético es este: Google, con sede en Irlanda, pleitea ferozmente con la inspección; Apple declara pérdidas por sus tiendas en España a pesar de ser la segunda compañía del mundo en beneficios; Amazon tiene sede en, ejem, Luxemburgo, y aquí opera con una empresa desconocida, BuyVip, que arroja pérdidas también; Facebook factura en nuestro país alrededor de dos millones; Yahoo "demuestra" tener un patrimonio negativo en España, etc. Entre todas ellas pagan una auténtica miseria comparado con lo que pagan en el Reino Unido. Y, por cierto, la prensa liberal británica reclama a las autoridades fiscales que acaben con este abuso de poder (lo de España tiene otro nombre que abuso). Jeta fiscal. Consentida. Esto, como meter en cintura a los Jack Sparrow de hoy, los paraísos fiscales, es cosa del G-20. Mientras, aquí, al lugareño, leña al mono.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios