LÍNEA DE FONDO

J.M. Sánchez Reyes / Jmsanchezr@diariodecadiz.com

Sin ellos mejoró La Roja

Intuyo que la ausencia de Raúl y Guti en el vestuario del Bernabéu va a hacer más fuerte al Madrid

PROMETO a quienes me leen con sentimiento culé que esta será la última vez en mucho tiempo que alabe algo que tenga que ver con el Real Madrid. No me he pasado al lado oscuro, pero después de mi encendido piropo a Del Bosque tras el Mundial, merecidísimo, llega el turno de reconocer la trayectoria de un grande del fútbol español: Raúl González. Un futbolista ejemplar, profesional donde los haya e icono de la última y cada vez más lejana época dorada del Madrid. Y como menospreciar a los enemigos, aunque les odies a muerte, es un gravísimo error en la batalla, he aquí mi dedicatoria a un fiebre del balompié, adalid de la garra de la que siempre alardearon los merengues y que, en los últimos años, les ha dado para ganar dos Ligas al Barcelona a falta de un mejor juego y un estilo definido. Vaya mi respeto y admiración por el '7' blanco. Dicho esto, intuyo que la ausencia de la doble G (González y Gutiérrez) en el vestuario del Bernabéu va a hacer más fuerte al Madrid. Raúl ya no cerrará el paso a delanteros con futuro por el miedo de los entranadores a dejarle en el banquillo y Guti dejará de ser una presencia frívola y escasamente motivante para sus compañeros, aunque su fútbol haya sido, a cuentagotas, un deleite en algunos casos. La exclusión de ambos en el vestuario de La Roja coincidió con los mejores años de nuestra selección. ¿Por qué será? Lo mismo puede ocurrirle ahora al Madrid.

No ha sido un verano ilusionante para la Casa Blanca si exceptuamos la contratación de Mourinho como el único galáctico. España ganó el Mundial con estilo Barça y entrenada por Del Bosque, defenestrado por Florentino. Todo un mes estival sin hablarse del Madrid por ocupar la Roja toda la atención ha sido un suplicio para el 'Rico Pérez'. Los fichajes han sido de perfil más bien bajo, al menos en lo mediático, y Benzema anda im-putado en un feo asunto de faldas. Y en plena pretemporada se le marchan dos iconos. Mourinho va a tener mucho trabajo, pero el áspero portugués es capaz de todo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios