fútbol división de honor

La saga Pendín continua

  • Juli, hijo de Dani, se estrenó como titular en el Xerez DFC en Montilla y ahora sueña con debutar en Chapín

Juli y Dani Pendín Juli y Dani Pendín

Juli y Dani Pendín

Juli Pendín se ha ganado a pulso su estreno como titular en el primer equipo del Xerez DFC por su excelente temporada en el juvenil del cuadro azulino, que se ha quedado a las puertas del ascenso a División de Honor. El apellido pesa y no es fácil defender la camiseta que Dani, su padre, lució con tanta brillantez. Supone una gran responsabilidad -las comparaciones siempre aparecen- que el joven azulino está sabiendo asimilar con una madurez impropia de su edad. El pasado sábado, el pivote cumplió 18 años y Pepe Masegosa le hizo el mejor regalo que le podían hacer, citarle y colocarle de titular en Montilla con el primer equipo por primera vez. El xerecista se siente orgulloso y confiesa que nunca olvidará esos momentos.

Con quince años, una grave lesión de ligamentos cruzados le mantuvo apartado de los terrenos de juego más de diez meses y creyó que nunca volvería a competir al mismo nivel. Gracias a su amor por el fútbol, al gran apoyo de su familia y a su espíritu de superación le ganó la batalla a la lesión. Volvió fortalecido y esta temporada está obteniendo la recompensa a tanto trabajo y esfuerzo. En Isla Cristina ya tuvo algunos minutos -había entrado en otras convocatorias pero no había debutado- y en Montilla disputó el partido completo como central, medio tiempo junto a Joaqui y la segunda mitad al lado de Manu Lebrón.

Juli aún no se lo cree y explica cómo se entera primero de que iba a ir convocado y luego que sería titular: "El míster al final del entrenamiento siempre hace estrategia y normalmente participan los jugadores que van a ser titulares. Cuando me iba a poner a a estirar, se me acercó y me dijo que estuviese atento a lo que iban a hacer los compañeros que juegan en mi posición. Ahí empecé a ponerme nervioso y más cuando ya en el vestuario González, el segundo, me vino a decir que tenía muchas posibilidades de salir de titular. Ni me lo creía. No sé si estaba más nervioso que contento. Estaba loco por llegar a mi casa y decírselo a mis padres y a mi hermana".

Su padre, en todo momento, es "mi gran apoyo. Está muy pendiente. Se alegró muchísimo y le hubiese encantado verme. Siguió el partido por internet, me dijo que estuviese tranquilo, que intentara disfrutar y que hiciese en el campo lo que sé".

El azulino actuó de central y es una posición "que no es la mía. Siempre he jugado en el centro del campo, sólo había jugado ahí por circunstancias. Esta temporada, el entrenador que tenemos nuevo me colocó de central. He aprendido muchísimo y me ha servido de experiencia, ahora ya puedo jugar en dos posiciones distintas. Lo importante es jugar".

Sobre sus sensaciones durante el partido, apunta: "En Isla Cristina ya debuté pero fueron pocos minutos y apenas tuve tiempo de nada. En Montilla, estaba rodeado de jugadores con mucha experiencia y tanto Joaqui como Lebrón estuvieron muy pendientes, animándome y hablándome. Todo fue más fácil, los entrenadores también me ayudaron bastante".

Ahora, después del estreno, Juli Pendín sueña con seguir obteniendo recompensas a su esfuerzo. "Si después de lesionarme hace un par de años me dicen esto no me lo creo. La temporada ha sido muy buena. Con el juvenil, nos hemos quedado a un partido del ascenso a División de Honor y he debutado con la primera plantilla. Ya sólo me falta la guinda a la temporada, que sería debutar en Chapín, es ahora mi sueño. De todos modos, sé que es complicado, el partido es duro y no sabemos qué hará el míster".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios