caso niños desaparecidos Ocho meses sin Ruth y José

Ruth asegura que se encuentra fuerte para afrontar el registro

  • La madre de los pequeños informa que estará presente el lunes en la nueva búsqueda en Las Quemadillas por petición propia · Más de 300 personas asisten en Huelva a la concentración de los ocho meses

La madre de los niños desaparecidos en Córdoba, Ruth Ortiz, aseguró ayer que se encuentra con fuerza para afrontar la próxima semana un nuevo registro en la finca Las Quemadillas en la capital cordobesa. Ortiz dijo que se encuentra "bien" y confirmó que estará presente el lunes en la operación por petición propia y no del juez del caso, haciendo "lo que tengo que hacer".

La Plaza de las Monjas acogió por la tarde una nueva concentración para recordar a Ruth y José, que hace ya ocho meses desaparecieron en Córdoba. La madre encabezó una vez más el acto acompañada por familiares y amigos cercanos, y arropada por más de 300 onubenses.

Ruth Ortiz, con voz apagada y protegida por sus familiares, dijo en un primer momento que no quería hablar "de la semana que viene" en referencia al registro judicial en la finca de los padres de su ex marido, José Bretón. Posteriormente, en declaraciones tras la concentración, apuntó que "estoy bien porque voy a hacer lo que tengo que hacer".

"No es que me haya llamado el juez, es que yo quiero ir", aseguró sobre su presencia en la nueva búsqueda en Las Quemadillas, "porque -como digo- es algo que tengo que hacer", insistió.

La madre desmintó que su familia manejara nuevas pistas sobre el paradero de los niños, y añadió que "ojalá" pudieran encontrar algún rastro durante la operación que comienza el lunes.

Del mismo modo, Ortiz afirmó que no espera que José Bretón se derrumbe y aclaró que "no tengo pensado verlo", descartando un careo. "No sé dónde va a estar él; yo haré lo que tenga que hacer", repitió de nuevo.

Ruth Ortiz llegó a la plaza sobre las 19:45 acompañada de su hermano y su madre, entre otras personas allegadas. El silencio acogió desde entonces el encuentro de decenas de simpatizantes, que aumentaron paulatinamente durante la concentración hasta superar las 300 personas.

Los aplausos pusieron fin sobre las 20:30 al acto, y Ortiz fue despedida con palabras de ánimo y de apoyo "de toda Huelva".

La manifestación de nuevo discurrió con total normalidad, con un respetuoso silencio. Paradójicamente, sobresalían los gritos de niños jugando en la plaza, alborotados alrededor de las actividades de animación de la Feria del Libro, que comparte espacio en la céntrica plaza.

El color verde de las protestas estudiantiles del día anterior fue reemplazado por el de la solidaridad con la familia Ortiz en forma de lazos, camisetas y carteles. Numerosos letreros individuales eran portados por los manifestantes con las fotos de los niños mientras se exhibían las pancartas habituales.

"Bretón, escucha a tus hijos. Tú sabes dónde estamos. Queremos volver a casa. ¡Habla ya!", decía el cartel más elocuente.

Entre los asistentes, comentarios para todos los gustos al término de la concentración. Predominante, el deseo de que se produzcan novedades antes de la próxima manifestación, que en principio se producirá el 8 de julio. Aunque Ruth Ortiz, algo más apagada de lo habitual, dijo que no espera nada, entre los onubenses se mantiene la esperanza de que pronto se pueda dar con el paradero de los niños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios