Brote de listeriosis Así se está ejecutando el plan de prevención contra la listeriosis para embarazadas

Exploración ecográfica de un feto. Exploración ecográfica de un feto.

Exploración ecográfica de un feto. / Josué Correa

El brote de listeriosis desatado en agosto por el consumo de varios productos cárnicos de la empresa Magrudis infectados con la bacteria listeria monocytogenes, entre ellos su carne mechada, ha provocado hasta el momento seis abortos en el país, cinco de ellos en Andalucía.

Dado que la Sanidad andaluza atiende anualmente a una media aproximada de 70.000 partos, la Consejería de Salud y familia ha iniciado un protocolo "pionero" para prevenir que este nutrido colectivo en riesgo desarrolle listeriosis y sus bebés puedan verse perjudicados.

Todas las gestantes, incluidas las que no han presentado ningún síntoma (fiebre, diarrea, vómitos, dolor muscular...), recibirán un tratamiento antibiótico. Pero, ¿cómo se ha implementado este plan de prevención?

Irene Tena es médico de Atención Primaria en el Centro de Salud Alamillo y es una de las facultativas encargadas de contactar a las pacientes embarazadas "mediante captación activa", es decir, llamándolas directamente.

La doctora explica que su ambulatorio ha elaborado listados con los datos de todas las gestantes a las que atienden y los ha repartido entre sus facultativos, que tendrán que localizarlas por vía telefónica y entrevistarlas para comprobar si han consumido algún alimento en riesgo de estar contaminado desde el 24 de junio. 

"Si están 100% seguras de no haberlos comido, no se le dispensaría el tratamiento; pero, en caso de existir la más mínima duda, las citamos y les recetamos un tratamiento a base de antibióticos compatibles con el embarazo (amoxicilina de 1 gramo o equivalente para las alérgicas a este principio activo) que tomarán durante siete días". Al acabar la medicación deben volver para comprobar que todo ha ido bien.

Tena explica que no ha notado a sus pacientes preocupadas por el brote de listeriosis porque "la mayoría está segura de no haber comido nada infectado; normalmente, la que ha tenido dudas ha acudido a su médico inmediatamente".

El plan de prevención debe ejecutarse con la máxima celeridad posible. Esta tarea que se ve entorpecida porque hay muchas "mamás" a las que no se las logra localizar a la primera llamada y, además, aún hay muchos compañeros de vacaciones, lo que supone una sobrecarga de trabajo para los que ya se han reincorporado a sus puestos de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios