Fútbol | Tercera División

El Algeciras-Guadalcacín, bajo sospecha de amaño en la Operación Oikos

  • El sumario, según El Mundo, dice que Raúl Bravo viajó a Algeciras y que "el primer gol tuvo una ayuda inestimable del portero visitante", Lebrón

Lebrón, en el partido disputado por el Guada en el Nuevo Mirador Lebrón, en el partido disputado por el Guada en el Nuevo Mirador

Lebrón, en el partido disputado por el Guada en el Nuevo Mirador / Jorge del Águila

Más madera y ahora, cerca. La Operación Oikos de amaños de partidos de fútbol sospecha del encuentro que el Algeciras y el Guadalcacín disputaron en el Nuevo Mirador el pasado 28 febrero correspondiente a la 31ª jornada de Liga del Grupo X de Tercera que acabó con triunfo por 3-0.

El sumario, según desvela El Mundo, habla de un viaje a la ciudad de Raúl Bravo para "intentar supuestamente amañar el partido" y dice que "el primer gol tuvo una ayuda inestimable del portero visitante", Lebrón.

Además, añade: "Raúl Bravo se desplazó a Málagasegún los seguimientos de la policía, y ambos realizaron (Aranda y Raúl) desde allí un viaje a Algeciras, en febrero de este año, para amañar un partido del equipo local, que se encuentra en el playoff de ascenso a Segunda B, contra el Guadalcacín. El encuentro terminó 3-0 a favor de los locales y el sumario dice que "el primer gol tuvo una ayuda inestimable del portero visitante", escribe Orfeo Suárez en El Mundo.

En ese partido, el Guadalcacín, colista, realizó una buena primera mitad y aguantó el tipo hasta que en el minuto 50 los locales abrieron la lata con un gol de cabeza de Antonio Sánchez tras un centro de Antoñito. Según las crónicas de aquel encuentro, Lebrón tocó el balón pero acabó entrando. 

El Mundo sostiene que "el seguimiento de los cabecilllas de la trama, Carlos Aranda y Raúl Bravo, depara numerosos movimientos sospechosos para los investigadores, como el intento de cobrar una deuda por electricidad de 6.000 euros a un futbolista o el viaje a Algeciras. Del mismo modo, las escuchas han propiciado preguntas del juez en las declaraciones que, aparentemente, no tenían que ver con el caso, como la que le hace a José Antonio Martín Petón, accionista del Huesca, acerca de su relación con Luis Rubiales, presidente de la Federación Española. Otras parecían reflejar desconocimiento del letrado, como cuando cuestiona a Íñigo López acerca de si las referencias al FIFA, juego de PlayStation, responden a alguna clave de la trama", relata el periódico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios