Castilleja-Guadalcacín | Crónica El Guadalcacín asalta el fortín del líder (0-1)

  • El equipo de Diego Galiano sale del descenso tras ser el primero en ganar en el Antonio Almendro

  • El Castilleja, noqueado por el gol de Juanjo y la presión y el orden en defensa de los jerezanos 

El Guadalcacín, celebrando su victoria ante el líder en el vestuario del Antonio Almendro. El Guadalcacín, celebrando su victoria ante el líder en el vestuario del Antonio Almendro.

El Guadalcacín, celebrando su victoria ante el líder en el vestuario del Antonio Almendro. / J.O.

El Guadalcacín consiguió un gran triunfo en su visita al líder del grupo, el Castilleja, que todavía no había perdido como local en la presente liga. Un gol de Juanjo en el ecuador del primer tiempo dio a los de Diego Galiano su tercera victoria a domicilio y tres puntos de oro en su pelea por eludir los puestos de descenso, de los que salen colocándose tres puntos por encima del San José, que es quien ahora marca el descenso.

El técnico del Guadalcacín había estudiado las armas del Castilleja y sus hombres ejecutaron perfectamente el plan de partido en el Antonio Almendro, donde los jerezanos taparon las vías de penetración de los locales para controlar el caudal ofensivo de los de Alejandro Ceballos.

Tras un inicio de mucho respeto mutuo entre ambos equipos, los dos muy bien trabajados tácticamente, Gordillo pudo adelantar al Castilleja en un remate que se marchó cruzado muy cerca de la portería de Marco. Quien sí encontró el acierto a los 23 minutos fue el Guadalcacín, que no dejó escapar su primera ocasión clara para ponerse por delante en el marcador. Una buena hilvanada del ataque jerezano culminó con un centro que fue rematado desde la segunda línea por Juanjo lejos del alcance de Tellado. Saltaba la sorpresa y al Castilleja no le tocaba otra que subir líneas para tratar de neutralizar la inesperada ventaja visitante, mientras que para el Guadalcacín llegaba el momento de fajarse en defensa para conservar una renta que era oro puro. Y así lo hizo el equipo de Diego Galiano, que apenas sufrió peligro hasta llegar al descanso.

En el segundo periodo el equipo local metió una marcha más al partido. Ejerció una mayor presión y trató de mover el balón con más ritmo. El Guadalcacín no rehuyó la pelea y el choque entró en su fase más intensa. Los jugadores de ambos equipos peleaban cada balón como si fuera el último. Los locales tenían la posesión pero no lograban traducir su dominio en claras ocasiones, mientras que los visitantes se defendían con mucho orden, la presión para dificultar la creación ofensiva de los sevillanos les surgía efecto y guardaban en la recámara la bala de poder salir a la contra y sentenciar el duelo con un segundo gol.

Viendo que el gol del empate no llegaba, el técnico local Alejandro Ceballos movió el banquillo en busca de pólvora para el ataque. Incorporó a los 65 minutos a Plata, que a pesar de haber estado renqueante toda la semana no se había añadido finalmente a la lista de bajas del Castilleja, huérfano de efectivos en la delantera por la suma de lesiones y sanciones. Con Plata en el campo llegaron los mejores minutos locales.

Pudo llegar el empate en un disparo al palo de Miguel, la defensa jerezana tuvo que emplearse a fondo para evitar el tanto de Yusuf, y de nuevo Plata dispuso de una gran ocasión para firmar las tablas. No acertaron los blanquiazules y a medida que pasaban los minutos iba creciendo en defensa un Guadalcacín que cada vez creía más que acabar con la condición de invicto del líder en casa no era una quimera.

Pasaban los minutos y los nervios se apoderaban de los locales, que no encontraban vías de acceso a la portería de un Marco perfectamente secundado por la sobriedad de todo el dispositivo defensivo armado por Diego Galiano. Con el pitido final del colegiado Martín Cabezudo, los jugadores y el cuerpo técnico del Guadalcacín desbordaron su alegría por este triunfo tan inesperado como meritorio. Nadie había derrotado hasta entonces al líder en el Antonio Almendro y fueron los jerezanos los primeros en hacerlo. Una victoria muy valiosa que sin duda debe servir como rearme moral y anímico de cara al objetivo de dejar atrás una zona de descenso de la que ahora se distancian en tres puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios