Guadalcacín-At. Algabeño | Crónica El Guadalcacín pierde con el Algabeño (1-2)

  • El colista aprovecha los errores de los locales, que van a remolque siempre con más corazón que cabeza

Formación inicial del Guadalcacín en el Fernández Marchán. Formación inicial del Guadalcacín en el Fernández Marchán.

Formación inicial del Guadalcacín en el Fernández Marchán. / J.O.

El Guadalcacín cayó en la trampa avisada por su entrenador, Diego Galiano, y sucumbió ante el colista, un Algabeño que pese al farolillo rojo supo hacer su partido para llevarse el gato al agua -nunca mejor dicho porque no paró de llover en casi todo el partido- y acabar con la racha de los locales, que perdían después de cuatro partidos sin conocer la derrota.

Galiano apostó por Jhon y Lyvann arriba, con el franco gabonés escorado a la izquierda y Casares por la derecha, y ambos condicionaron el fútbol del Guada, que buscó una y otra vez el juego directo a sus dos torres y la segunda jugada aparcando la conducción en el centro, quizás pensando en que era la mejor solución por el estado del terreno de juego, muy rápido por la lluvia. Así, el peligro de los locales llegaba casi siempre en balones aéreos -saques de banda y de esquina- y pocas veces en llegadas trenzadas.

Por contra, el Algabeño sí que trató de bajar el balón al piso y, conducido por Gonzalo con Pipi como escudero, supo llegar por las bandas hasta el área local. La primera aproximación visitante, por la izquierda, acabó con un centro empalmado por Sofian al larguero; la segunda, por la derecha, acabó con un magnífico centro de Sofian al corazón del área donde Gonzalo cabeceó a placer el 0-1.

De nuevo cuesta arriba, el Guadalcacín trató de imprimir mayor ritmo al partido buscando el empate y Guisado sacó un centro envenenado desde la derecha cuando Jhon estaba listo para fusilar dentro del área. Pablo, meta sevillano, anduvo atento en un par de balones en profundidad entre Jhon y Lyvann y lo cierto es que el Guada quería pero no podía ante un Algabeño que sabía nadar y guardar la ropa.

Y la cuesta arriba acabó por empinarse en el minuto 39, cuando Miguel Ángel Díaz echó el balón al suelo fuera del área sin darse cuenta que tenía a Lucas detrás. El '9' del Algabeño le robó la cartera y el balón y el portero reaccionó dejándose caer encima del balón, dándole con la mano. Quizás porque Lucas estaba de espaldas a la portería, el árbitro solo sacó tarjeta amarilla en lo que parecía roja en una clara ocasión de gol aunque Mora Díaz no lo entendió así. Pero el castigo para el Guada no quedó ahí porque Pipi transformó el libre directo al borde del área en el 0-2 con un lanzamiento imparable.

De ahí al descanso, con la lluvia arreciando hacía ya un rato, una internada de Jhon desde la derecha que no encontró rematador dentro en el área y que recogió fuera Pablo Giraldo, cuyo zurdazo salió cruzado en exceso. Galiano se la jugó y cambió el dibujo, pasando a jugar con tres centrales, y metiendo de una tacada a José Roldán, Fernando y Selu Olmo; el Guada salió presionando al Algabeño, que ahora ya no lograba combinar desde atrás y en el medio, buscando oxígeno con pelotazos a Lucas.

Los azules percutían una y otra vez sobre la defensa visitante, buscando a Lyvann y a Jhon, ganando metros con saques de banda y encerrando, por momentos, a los sevillanos en su campo: un zurdazo de Selu Olmo lo tapó un defensa y en el córner siguiente, el barullo en el corazón del área acaba en otro remate local desviado a córner. Jhon cabecea alto y Cáceces se juega la roja soltando la pierna, ya sin balón, al '9' local. 

Galiano mete más madera y debuta Marín, pero el Guada se pierde en pelotazos que no acaban inquietando a Pablo hasta que en otro barullo en área visitante, ya con Diego en el campo, un remate local lo tapona un defensa visitante y el central Domingo, en una media chilena, acaba metiendo el balón entre el portero y un defensa del Algabeño para dar esperanza a los azules.

Por entonces el partido ya estaba calentito pese a la lluvia porque el árbitro desquicia a unos y a otros y los roces entre futbolistas están a punto de prender un incendio. El Algabeño tira del otro fútbol para perder todo el tiempo posible y el Guada empuja con más corazón que cabeza, y se le escapa el empate en un remate dentro del área de Jhon, que estrella el pelotazo en Pablo. De ahí al final, nervios, tensión y poco más. Segunda derrota del Guada en el Fernández Marchán y primera victoria del Algabeño fuera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios