Fútbol | Tercera División

El Guadalcacín sigue sin entrenador

  • El técnico del juvenil B podría estar en el banquillo ante el Algeciras

Los jugadores del Guada quieren llevarse una alegría ante el Algeciras. Los jugadores del Guada quieren llevarse una alegría ante el Algeciras.

Los jugadores del Guada quieren llevarse una alegría ante el Algeciras. / Miguel Ángel González

El Guadalcacín sigue sin entrenador y en la cita de mañana en el Fernández Marchán ante el Algeciras todo hace indicar que podría sentarse en el banquillo el técnico del juvenil B, encargado de trabajar con la plantilla durante los últimos días. La intención de la directiva es la de cerrar las negociaciones abiertas cuanto antes pero aún no lo ha logrado.

El Algeciras viaja con la intención de pescar en río revuelto. El cuadro jerezano, con el presupuesto más bajo de toda la categoría, recibe a los algecireños como último clasificado con un solo punto. El capitán Diego Galiano y Juanma Carrasco fuerzan para llegar al encuentro.

El Fernández Marchán de Guadalcacín siempre ha sido un feudo inexpugnable para los algecireños. En tres enfrentamientos no consiguieron ni una sola victoria. Pero este curso la situación se presenta bien diferente.

La derrota de la semana pasada ante el Ceuta (3-0) propició la destitución de Javi Rivas, hasta entonces entrenador del Guada. Manuel Jiménez, presidente de la entidad justificó la decisión de prescindir de sus servicios por la mala marcha de un equipo que necesitaba “un revulsivo”.

El club tenía la intención de contratar a un nuevo técnico para esta semana. En los últimos días sonaron con fuerza los nombres de Jesús Mendoza, actual entrenador del Villamartín, y Ángel Espinos, pero las negociaciones no han llegado a buen puerto, de ahí que el técnico del juvenil B tenga todos los números para sentarse en el banquillo.

La gravedad de las circunstancias lleva al presidente de la entidad a ser positivo pese a todo. “Nosotros tenemos mucha ilusión por jugar contra el Algeciras”, dice. “Nuestro campo es de unas dimensiones muy estrechas y eso favorece el fútbol más directo y físico”. “En nuestra casa somos un equipo muy peleón y el que quiera sumar sabe que no lo tiene nada fácil”. Precisamente, el único aliado que le queda a los jerezanos en estas horas tercias es su siempre complicado terreno de juego, que tantos puntos les ha dado en las últimos años.

El equipo guadalcacileño suma un solitario punto, logrado ante la Lebrijana (0-0) hace 3 jornadas; el resto, todo fiascos, derrotas, lo que le hunde como farolillo rojo en la tabla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios