Guadalcacín-Écija Partido de despedidas en el Fernández Marchán

  • El club jerezano dice adiós a la categoría en el último choque en el banquillo de Jesús Mendoza y en el campo de Diego Galiano, próximo entrenador del equipo

Mendoza, en la banda, y Galiano, con el brazalete de capitán, dicen adiós hoy. Mendoza, en la banda, y Galiano, con el brazalete de capitán, dicen adiós hoy.

Mendoza, en la banda, y Galiano, con el brazalete de capitán, dicen adiós hoy. / Miguel Ángel González

Se acabaron el sufrimiento y la agonía. El CD Guadalcacín cierra una penosa temporada y dice adiós a la Tercera División, poniendo fin a una etapa de cinco campañas en categoría nacional. La planificación -no mala sino inexistente- no podía tener otro final en lo que ha sido la crónica de una muerte anunciada prácticamente desde el inicio del curso y el descenso, consabido desde el arranque y consumado con muchas jornadas por disputar, ha propiciado que el final de liga se hiciese eterno al vestuario, porque cuerpo técnico y futbolistas son los que lo han sufrido en el día a día y en los partidos haciendo de tripas corazón.

Pero como no hay mal que cien años dure -ni cuerpo que lo aguante-, la pesadilla que ha supuesto la temporada 2018-19 para el Guada llega el domingo a su fin. Partido de despedidas, porque además del adiós del club a la Tercera División también se marcha Jesús Mendoza, al que hay que reconocerle y agradecerle que no haya tirado la toalla -que hubiera sido lo más fácil- y haya mantenido el nivel competitivo del equipo pese a la inferioridad con respecto a los rivales, lo que propició alguna alegría sonada como la victoria ante el Betis Deportivo.

El partido de mañana también es el adiós de uno de los emblemas del club y del vestuario: cuelga las botas Diego Galiano, que ha defendido la camiseta del equipo durante las últimas siete temporadas y ha participado en todas las gestas de un club modesto que ha logrado permanecer en Tercera durante cinco temporadas consecutivas. A partir de ahora será el referente pero en el banquillo, porque a falta de confirmación oficial será el entrenador del Guadalcacín en División de Honor la próxima campaña.

Galiano, que cumplirá 36 años en julio, llegó a Guadalcacín en la recta final de la campaña 12/13 para jugar en Primera Andaluza procedente el Racing Portuense de Tercera- disputó los últimos nueve partidos- y acumula hasta el día de hoy 130 encuentros y ha marcado ocho goles. Además, se ha colocado de portero cada vez que lo han necesitado, como esta campaña ante el Coria o hace dos en Utrera.

El club pide a la afición que acuda al campo para despedir a Galiano: "Ha llegado el momento que no queríamos que llegase, se retira un símbolo de este club. El domingo, a las 12:30, Dieguito Galiano Jiménez jugará su último partido con el equipo de su pueblo, el que sin duda ha sido el equipo de su vida y se merece una gran despedida de su afición. #GRACIASCAPITÁN".

Y también merecen un gran aplauso y una despedida por todo lo alto sus compañeros, los futbolistas que han aguantado el tipo hasta el final de temporada sin abandonar el barco y han defendido el escudo y la camiseta del Guadalcacín lo mejor que han podido, lo que no es poco teniendo en cuenta las circunstancias y vicisitudes que ha padecido un vestuario bien distinto al que empezó allá por julio, ahora con varios juveniles -Jesús, Jacinto, Fernando, Japele, Guaje, José Ángel- y el cadete Beni dando el callo domingo a domingo.

Un aplauso enorme para los chavales, a los que sin duda curtirá esta temporada, y también para los veteranos, que también han aguantado en el Fernández Marchán la mayoría teniendo ofertas para haber salido antes del cierre del mercado. Futbolistas como Lebrón, Luis Castillo, Rosales, Pulido, Fran Jiménez y otros más también pueden jugar su último partido con la elástica azul porque este curso plagado de suspensos ha agotado mentalmente a los futbolistas y repetir escenario se antoja, al menos ahora mismo, complicado.

Jesús Mendoza, entrenador del Guada, asume que para todos va a ser un respiro acabar la competición: "Sí, se ha hecho larga por eso, por la situación en la que está el equipo desde hace mucho tiempo y así es difícil competir, sabiendo que nos hacían falta recursos para poder competir con los demás equipos. Es lo que nos ha tocado vivir esta temporada y hay que aprender de ella".

El técnico jerezano espera que la afición despida como se merecen a los futbolistas que han aguantado el tipo sin arrojar la toalla: "Sí, al menos los chavales. Ya no el cuerpo técnico sino los chavales, que han aguantado la situación, complicada y difícil, que todo el mundo sabemos. Seguramente la afición despida al equipo como se merece, como lo ha despedido en tantas otras ocasiones aunque hayamos perdido".

Para acabar, el objetivo es competir ante un Écija que se la juega: "Esperemos que al menos podamos despedirnos con una victoria. Es cierto que el Écija también se la está jugando por abajo, ellos tienen mucha más presión y al menos que se vea un gran partido y que despidan a los chavales como se merecen".

En el capítulo deportivo, vuelve Juanjo tras cumplir sanción; los demás serán los habituales de las últimas semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios