Guadalcacín-Coria | Crónica Como gato panza arriba (1-1)

  • El Guadalcacín suma un punto que le sabe a victoria al acabar con Diego Galiano de portero y con nueve por las expulsiones de Lebrón y Luis Castillo

  • Fran Jiménez adelanta con una vaselina desde medio campo a los azules, que luego resisten ante el Coria y un desafortunado arbitraje

Diego Galiano, tras atrapar un balón junto a Rojas y Rosales. Diego Galiano, tras atrapar un balón junto a Rojas y Rosales.

Diego Galiano, tras atrapar un balón junto a Rojas y Rosales. / Manuel Aranda

Pese a tener el descenso a División de Honor asumido hace muchas semanas y certificado esta jornada según la Española (5 descensos) aunque no según la Andaluza (3 descensos), el Guadalcacín dio una lección de coraje, pundonor y garra y sumó un punto tan merecido como inservible que le supo a victoria ante el Coria en un partido que acabó con Diego Galiano de portero y nueve jugadores al ser expulsados el portero Lebrón y el capitán Luis Castillo al alimón en el minuto 80, lo que añadió tintes épicos y dramáticos al empate de un equipo que había perdido las siete anteriores jornadas.

Plagado de ausencias -como en anteriores jornadas- y cogido con alfileres, el Guada está decidido a acabar la temporada lo más dignamente posible y el envite ante el Coria -ante el que había sumado la primera de las dos victorias de este año- ha sido un buen ejemplo, con los azules fajándose hasta la extenuación y peleando sin resignarse a su suerte. El empate, además, se tiñó de épica al jugar el último cuarto de hora -diez minutos y el descuento- con nueve futbolistas y Diego Galiano -que reaparecía- de portero tras la segunda amarilla a Lebrón y acto seguido a Luis Castillo. El portero asegura que no fue por perder tiempo sino por pedir respeto al árbitro, al que no le tembló el pulso a la hora de sacar las dos rojas.

Ahí se acabó la paciencia de unos y otros: el público local la tomó con el árbitro, que pitaba una y otra vez faltas contra el Guada y no tanto contra el Coria; la afición visitante recrimina al trencilla las continuas pérdidas de tiempo de los locales; los azules piden igualdad en el trato y alguna amonestación para los visitantes, que se marchan sin ver tarjeta alguna -Rojas se libra una y otra vez-; y los amarillos piden más descuento viendo que el partido se les escapa.

Al final, los de Mendoza -también amonestado (11 amarillas para los locales, 0 para los visitantes)- celebran el empate como una victoria y los de Manolo Zúñiga lamentan el punto como una derrota, corriendo a su vestuario. Al Guada el punto le sirve para su honra y salir con la cabeza muy alta y al Coria no le vale para salir del descenso según la Española (los cinco últimos).

El empate premió el esfuerzo estajanovista de los azules, que nunca se rindieron ante un rival que jugó mejor pero que quizá no supo utilizar mejor sus bazas, sobre todo con dos futbolistas más. De entrada el Coria enfiló a Lebrón sin ambages, bien movido por Keita y buscando las bandas, con Mario creando peligro por la derecha en el dos contra uno ante Beni ya que a Robert le costaba ayudar en defensa. Así llegó un avieso zurdazo de Espada primero y un derechazo de Dani Romero después, pero el que festejó fue un enorme Fran Jiménez, que recogió un robo de Fernando en la salida del Coria y, viendo a Isco adelantado, largó un chutazo desde medio campo que puso por delante al Guada.

No cambió el guion porque el Guadalcacín sabe que lo suyo es sufrir hasta el último partido y el Coria siguió a lo suyo, pero ni Keita ni Espada controlaron bien dentro del área y las llegadas se fueron al limbo. Lebrón repelió un derechazo de Iván Martín y como a perro flaco todo son pulgas, Robert cayó lesionado. Gonzalo lo intentó desde fuera del área y el que estuvo a punto de igualar fue Espada en un taconazo al borde del área pequeña, pero la última de la primera mitad fue de Rosales, en un cañonazo en un saque de esquina que Isco sacó en el primer palo.

La segunda mitad arrancó con el 1-1, en una falta cerca del borde del área que no señala el árbitro pero sí su asistente aunque el principal parecía estar más cerca de la jugada. Algo a la derecha, el magnífico golpeo de David Feito acabó en la red pese a la estirada de Lebrón. Tanto el portero como Luis Castillo siguieron protestando la falta tras el gol y ambos vieron al alimón su primera amarilla.

Insiste el Coria aunque Fernando trata de buscarle las cosquillas a Isco con un zurdazo lejano, empiezan los cambios, siguen las amarillas a los azules y Keita dispara al lateral de la red. Al Coria empiezan a entrarle las prisas y ya sí que manda pelotazos arriba. Mendoza mete a Diego Galiano arriba para tratar de jugar en campo contrario y los sevillanos tratan de meter ritmo al partido buscando las bandas una y otra vez, donde Regalí y Beni se hacen fuertes

Con nueve, el Guada monta dos líneas de cuatro, a Fran Jiménez -partidazo el suyo- y a Fernando se les montan los gemelos y Zúñiga manda a Rojas arriba tratando de ganar la batalla aérea. El Coria no exige a Galiano salvo en tiros o centros lejanos a los que el capitán responde con solvencia. El descuento, tan largo como dramático, acaba con la alegría de unos y la decepción de los otros, que esta vez no fueron los azules.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios