Fútbol | División de Honor

El Guadalcacín vuelve a caer en casa, ahora con el San Roque (0-1)

  • Un gol al cuarto de hora prolonga la mala racha de los locales, que acumulan siete jornadas sin conocer la victoria y quedan a dos puntos del descenso

Juanjo trata de llevarse el balón ante Ayala al lado del debutante Copero. / J.O. Juanjo trata de llevarse el balón ante Ayala al lado del debutante Copero. / J.O.

Juanjo trata de llevarse el balón ante Ayala al lado del debutante Copero. / J.O.

El Guadalcacín sigue sin levantar cabeza y encajó su séptima derrota de la temporada en el derbi ante el San Roque, que prolongó la mala racha de los azules: son ya siete jornadas sin conocer la victoria, en las que cuatro derrotas y tres empates han bajado al equipo hasta la 13ª plaza, a dos puntos del descenso, a una jornada del final de la primera vuelta. Y en el Fernández Marchán no se quedan los tres puntos desde la visita del Cartaya, a mediados de septiembre.

Y no es que el San Roque fuese muy superior al Guada pero sí que dio sensación de tener el partido controlado y desde luego jugó con más criterio que los de casa, que tras un buen arranque se perdieron con el 0-1: nervios y precipitaciones traducidos en pelotazos arriba siempre con ventaja para los campogibraltareños, que aunque tampoco hicieron mucho más en ataque después del acierto de Ayala, eso les bastó y sobró para superar a los locales, a los que no se les recuerda remate entre los tres palos de Borja.

En efecto, el Guada fue un quiero y no puedo en ataque hasta desesperarse: hubo llegadas por banda pero sin acierto en los centros, con lo que los remates eran imposibles o demasiado forzados. Además, a los azules les costó bajar el balón al piso y el empuje a base de pelotazos y balones bombeados no surtió efecto ante la curtida defensa sanroqueña, con Anaya y Trujillo marcando territorio.

Fue un partido peleado como siempre en el Marchán pero con menos ocasiones que nunca: el San Roque cantó bingo en su primera llegada, al cuarto de hora, y pudo sentenciar a la media hora, en un zurdazo de Chupi. El Guada, a balón parado, tuvo un cabezazo de Marín y un disparo a la media vuelta de Juanjo, ambos muy desviados; en la segunda mitad, otro par de cabezazos fuera de Marín antes de la mejor ocasión de los locales, un zurdazo cruzado de Pablo Benítez que salió desviado por poco. El San Roque, con Luisma como faro, merodeó pero sin exigir a Miguel Ángel Díaz y cuando pudo superar al portero local, Benítez tapó el remate a bocajarro de Zequi, ya rozando el descuento.

Galiano hizo debutar a Copero y Benítez se estrenó en el Marchán; con Pablo Gil por delanter de la defensa, Juanjo acompañó al ex de la Lebrijana en la sala de máquinas, con Marín en la banda derecha, Selu Olmo en la izquierda y Lyvann arriba, pero casi siempre jugando de espaldas a la portería contraria. Con Marín activando el ataque de los azules, el cambio de banda con Selu Olmo no dio el resultado que sí produjo en el San Roque que Ayala pasase a la derecha y Juanca a la izquierda.

En la segunda mitad, el Guada mejoró con la entrada del inquieto Dani Mije por la izquierda y Pablo Benítez por la derecha -Marín pasó a jugar en punta-, y luego Galiano pasó a jugar con tres atrás metiendo a Javi Gil en el medio y a Jhon arriba, pero ni la pedrea sonrió a los azules, de nuevo castigados con crueldad por el fútbol, que no perdona: el que perdona, paga.

Para el Guadalcacín, la mejor noticia es que acaba por fin un 2019 nefasto para el club, que tras el descenso de Tercera División está sufriendo más de lo esperado en División de Honor y que espera que se cumpla el dicho de año nuevo, vida nueva...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios