Pepe Bermúdez | Entrenador del Arcos "No le puedo poner un pero a mi equipo, lo da todo"

  • El técnico asegura que "mis jugadores merecen más" y lamenta la lesión de Bugatto: "Nos ha impactado"

Pepe Bermúdez no le pone "un pero" a su equipo. Pepe Bermúdez no le pone "un pero" a su equipo.

Pepe Bermúdez no le pone "un pero" a su equipo. / Arcoscf

El Arcos encajó ante el Ceuta (0-1) la tercera derrota consecutiva y también por tercera jornada se quedó a cero. Con todo, lo peor no fue la derrota de un equipo al que Pepe Bermúdez no pone "un pero". La lesión del mediocentro arcense Bugatto heló la grada del Barbadillo. El futbolista pisó la pelota y cayó desequilibrado sobre un brazo, que crujió como una rama. "Ha sido fuerte, desde el banquillo se ha escuchado el sonido y a los chavales les ha impactado", apuntó Bermúdez tras el encuentro.

El conjunto arcense está sufriendo una auténtica plaga de lesiones que no parece tener fin que se une a una plantilla muy corta. Lebrón se ha perdido toda la primera vuelta tras caer lesionado en la primera jornada en el Alfonso Murube; Giráldez arrastra problemas de la temporada anterior; Legupín, lesionado en la rodilla; y ahora Bugatto. Contra el Ceuta tampoco estuvo Borja. Bermúdez considera que "no estamos teniendo suerte" ni en lo futbolístico ni con las lesiones: "Para mí, la primera parte es de las más completas de la temporada: sin balón, con balón... y lo que es el fútbol, minuto 44, que no es un tiro a portería, un rechace donde Castro la mete dentro otra vez y nos sorprende", resumió del choque contra los ceutíes. "La segunda parte... un equipo que sabe de lo que va esto, te para el partido, entra el fisio y te para otra vez, no hay ritmo y se te hace incómodo. Siempre he dicho que no creo en la justicia en el fútbol pero después de lo de Bugatto, de ver el partido, de las ocasiones que hemos tenido para hacer gol, creo que los míos se merecen algo más por todo lo que dan".

En el Barbadillo también hay un sector de la afición que se muestra disconforme con el juego del equipo. Bermúdez lo ataja y defiende a su plantilla: "Cuando me senté aquí la primera vez dije que el objetivo era competir, disfrutar y que el aficionado se fuera contento porque su equipo se deja el alma. El otro día, con el 0-4, con tres juveniles, todos corrían y ahora lo mismo. El vestuario y el cuerpo técnico está muy unido. Sí es cierto que hay un sector de la afición, yo no los oigo pero hay jugadores lesionados que están en la grada y escuchan. Yo respeto la opinión de todos los aficionados, pero hay que ser realistas y saber cómo estamos y dónde queremos llegar. Yo no le pongo un pero a mi equipo. ¿Que hay gente que quiere que el equipo gane, juegue bien y gane 5-0? Yo también. Pero enfrente hay un rival que juega. Respeto a todos los que vienen porque además en día laborable tiene mérito y si critican al equipo o al entrenador es respetable porque pagan su entrada, pero yo no le puedo poner un pero a mi equipo".

Ante la plaga de lesiones y la cortedad de la plantilla, argumenta que llevan tiempo trabajando para reforzar al equipo pero primero hay que solucionar la situación institucional de la entidad. "Espero que esta semana se solucione todo institucionalmente y a partir de ahí ponernos las pilas y trabajar. Estamos buscando refuerzos, venimos trabajando, pero no sabemos a dónde podemos llegar por lo que hay que esperar que se aclare todo".

Por último, elogió a los juveniles que han subido al primer equipo y destacó a Rafita. "Da gusto verlo recibir y jugar en medio de gente que podría ser su padre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios