España

El plan de reinserción retoma los cara a cara entre presos etarras y víctimas

  • La disculpa no es requisito para integrarse en el programa pero sí para acceder a beneficios penitenciarios · El arrepentimiento se limita a los autores materiales o cooperadores necesarios

El Plan Integral de Reinserción de presos terroristas del Ministerio del Interior contempla también encuentros entre los presos de ETA y sus víctimas con la idea de que los asesinos pidan perdón, pese a que éste no es un requisito para acceder a este Plan Integral de Reinserción. De este modo, el departamento que dirige Jorge Fernández Díaz adopta la iniciativa que puso en marcha el Gobierno socialista la pasada legislatura en la cárcel alavesa de Nanclares de Oca en colaboración con el Ejecutivo de Patxi López para reconciliar a víctimas con verdugos. "La Administración Penitenciaria debe arbitrar los procedimientos para que las víctimas que así lo deseen, puedan recibir el perdón de los penados dispuestos a pedirlo. A tal fin, en el programa se contemplan encuentros destinados a satisfacer esta exigencia legal", reza la iniciativa, a la que tuvo acceso Europa Press.

El programa especifica que "la aceptación del encuentro partirá siempre de la víctima, que tendrá que ser la directamente perjudicada por el delito o sus allegados más cercanos". "De la misma forma, el penado que solicita el perdón tiene que ser el autor material o el cooperador directo del hecho delictivo que ha causado el daño", añade.

Hasta ahora, en los talleres celebrados en Nanclares de la Oca no era necesario que los encuentros fuesen entre el etarra y su víctima directa.

El plan garantiza que estos encuentros irán precedidos "de la preparación necesaria para que, en ningún caso, esta actividad pueda suponer un incremento del estado de aflicción de la víctima" y argumenta que "la reparación victimológica no debe considerarse un cuerpo extraño en el tratamiento penitenciario, antes al contrario, debe entenderse como una parte esencial del cumplimiento de la sanción penal impuesta, porque puede coadyuvar a conseguir el objetivo resocializador de la pena privativa de libertad".

En cualquier caso, el perdón no es un requisito para acceder a este programa de reinserción, sino para tener acceso a beneficios penitenciarios como el tercer grado. Si bien, se contemplan un total de ocho fines entre los que se incluye "la progresiva asunción de las exigencias legales de perdón expreso a las víctimas, reparación del daño y colaboración con las autoridades" con lo que se puede acceder a beneficios penitenciarios. La participación en este plan es "voluntaria e individual" y basta con "acreditar el rechazo a la violencia" y la "desvinculación de la organización criminal a la que ha pertenecido o con la que ha estado relacionado".

El pasado 23 de marzo, el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, aseguró que no estaba previsto reeditar los talleres con careos entre víctimas y etarras.

El eurodiputado del PP, Carlos Iturgáiz, aseguró a Europa Press que el Gobierno no ha acertado con el plan de reinserción cuando todas las víctimas están en contra de esta propuesta. Además, quiso dejar claro que el "único plan" que quiere es que los presos de ETA "se pudran en la cárcel y cumplan íntegras sus condenas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios