Feria de Jerez

Muchas ganas de disfrutar

  • El calor se convierte en protagonista de la primera jornada de descuentos en los cacharritos

 El calor retrasó ayer el despliegue de padres, madres y niños al real para disfrutar del primero de los dos días de descuento programados por el Ayuntamiento y la Asociación Andaluza de Feriantes. Las altas temperaturas y el hecho de que todavía los peques tengan ‘cole’ retrasó su desembarco en el González Hontoria, que fue creciendo conforme avanzaba la tarde. No fue hasta pasadas las siete cuando la conocida como ‘Calle del infierno’ se convirtió en un auténtico hervidero de personas que aprovecharon la bajada de las temperaturas para acudir a la Feria. 

A partir de entonces llegaron las colas y los agobios por aquello de congregar a tanta gente en tan corto espacio, pero aún así los pequeños no perdieron esa ilusión y esas ganas por disfrutar de ‘su Feria’.   

El aliciente de este primer día de descuentos estaba en el precio de las atracciones, comprendidas entre 1,50 y 2 euros, precios bastante reducidos en comparación con un día normal donde los tickets oscilan entre los 3’5 y los 4 euros.

A primera hora de la tarde, los destinos más solicitados fueron las atracciones acuáticas. El calor invitaba a muchos a pegarse un buen ‘remojón’ para combatir los más de treinta grados reinante sobre el asfalto. Así lugares como la Jungla Encantada o las Cataratas contaron con una mayor afluencia que el resto. 

   A medida que el tiempo transcurría, clásicos como los cocheschoques, la noria, la montaña rusa, ahora llamada Selva Encantada, o el barco vikingo fueron ganando protagonismo. 

Tampoco faltó público, aunque en opinión de los propios rectores de las atracciones en menos cantidad que otras ocasiones, en el Ratón Vacilón, el Super Goofy, el Kanguro o el Top Gun, hecha sólo para los amantes del riesgo. 

Los más pequeños se congregaron entorno a los coches-choques, el tio-vivo y una de las atracciones con más tirón este año, la denominada Totem.  

 Eso sí, durante toda la jornada la presencia de padres y madres con mochilas cargadas de bebidas y bocadillos fue una de las imágenes más llamativas, algo que demuestra el mal estado de la economía de muchas familias, donde los lujos, si se le quiere llamar lujo a comer en una caseta, están hoy por hoy fuera del alcance de sus bolsillos.

Ahora, y hasta el próximo domingo, día en los que habrá nuevamente descuentos, los profesionales de las atracciones confían en que “la gente se anime” pues sus experiencias en otras Ferias como Sevilla “no ha sido demasiada positiva, se nota la crisis”, confesaba ayer Juan Carlos, con más de 20 años de experiencia en el sector.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios