En el hogar de los feriantes

Unas 128 familias instalan sus caravanas en la avenida Chema Martínez · Lamentan la falta de luz de los primeros días y los problemas que tienen con el agua corriente

Jorge Miró

12 de mayo 2011 - 07:04

Durante aproximadamente catorce días al año, Jerez cuenta con cerca de 200 nuevos vecinos de manera provisional. Se trata de los feriantes que llegan a la Feria de Jerez para montar las atracciones que divierten a miles de personas durante estos días de fiesta.

Desde hace años, su campamento se ubica en la avenida de Chema Rodríguez, abarcando la zona anexa a la explanada de los cacharritos y lindando con Brote de Vida.

Este año, por eso de que la Feria de Jerez coincide en fechas con la de El Puerto de Santa María, el número de feriantes se ha reducido un poco con respecto a otros años. En concreto, esta zona está ocupada por 128 familias, que vienen a ser en número unas 100 roulottes, más o menos.

En el campamento nos recibe Rafael García, delegado de atracciones de la Asociación de Industriales Feriantes de Andalucía, que señala la buena relación que mantienen con el Ayuntamiento de Jerez. Sin embargo, lamentan los problemas que han tenido este año con el tema de la falta de suministro eléctrico los primeros días. “El Ayuntamiento tiene un acuerdo con la asociación de feriantes por el cual una semana antes de la Feria, cuando nosotros estamos montando los cacharritos, y tres o cuatro días después, tienen que darle luz a las líneas que hay aquí previa contratación nuestra. Sin embargo nosotros llegamos el lunes, que era fiesta nacional, y comprendimos que no hubiera luz, pero el martes fuimos a contratar la luz y cuál fue nuestra sorpresa que no nos daban luz por los problemas que tiene el Ayuntamiento con Endesa. No es de recibo que tengamos que ser nosotros los que paguemos las consecuencias cuando hemos sido nosotros los que hemos contratado la luz”. Además, Rafael indica igualmente que “en el tema del agua y los desagües hemos tenido que adelantar el dinero para que nuestra gente se pudiera duchar una vez terminada la jornada laboral, porque el Ayuntamiento decía que no tenía dinero. Nos hemos sentido un poco humillados, porque tener aquí a cien familias de esta manera, de verdad que no es de recibo”.

El delegado de atracciones también indica que, a diferencias de otras ferias de igual importancia que Jerez, aquí el Ayuntamiento no habilita ni aseos ni duchas portátiles. Así y todo, considera que, en ese aspecto, “como nosotros tenemos nuestras roulottes no es que sea muy necesario”. Así y todo, considera que, en este sentido, los servicios “tenían que estar para la gente que accede al parque de atracciones, porque aquí llegan al día entre 20 y 30.000 personas, pero, ¿dónde hacen sus necesidades?”

Pero no todo iba a ser malo. Rafael agradece que el Ayuntamiento haya tenido consideración con una reivindicación que llevaban años reclamando. Esto es, poder utilizar parte de la explanada de los cacharritos, la que no está asfaltada, para poder ubicar parte de sus caravanas, unas 50, ya que esta zona está en mejores condiciones que la adyacente, donde sólo hay matojos.

En cuanto a las familias que se ubican precisamente en esta otra zona, las que venden claveles en la Feria, Rafael señala que “para el Ayuntamiento, “ellos tienen más preferencias que nosotros, que nos dejamos aquí una millonada, porque cualquier atracción se deja aquí entre cinco y seis mil euros y no nos ponen un servicio, pero estos señores, que tienen todo mi respeto pero que no aportan nada porque no pagan nada y que van vendiendo claveles, les ponen servicios y una carpa con maestros y, además, les vallan un terreno particular para ellos. Yo sólo pido que nos traten como a nosotros, no con preferencias, porque les tratan mucho mejor en comparación”.

Un paseo por el campamento nos lleva a uno de los accesos. Allí está Diego Salazar, el encargado del puesto de control. A él se dirigen todos los feriantes para cualquier problema, del tipo que sea.

Diego lleva 18 años de feria en feria con la Asociación. Le preguntamos sobre el estado del terreno que ofrece el Ayuntamiento a los feriantes. “Qué quieres que te diga. Faltan arquetas, postes de luz, agua... Aquí tienen que tirar muchísimos metros de mangueras y cuando llueve, esto se convierte en un barrizal. Menos mal que este año está acompañando el tiempo”.

En comparación con otras Ferias, Diego es claro. “En Sevilla o Málaga, por ejemplo, el sitio dónde nos colocan es mejor. Está mejor asfaltado, bien aparcelado... Es otra cosa, aunque aquí, tengo que decirlo, el Ayuntamiento se porta bien con nosotros. Cuando hay un problema, les llamamos y nos atienden enseguida”.

Si pasan por la avenida Chema Martínez en dirección a Chapín los verán a su derecha. Que sepan que ellos son los encargados de que nos lo pasemos bien en la Feria cuando queremos huir del bullicio del Real y sus casetas.

Lo último

stats