Feria de Jerez

Las mismas 26 cofradías en el Real

  • No varían con respecto a 2009 y buscan unos ingresos que, en el caso de las que ceden la barra, llegan a una media de 4.800 euros, mientras que las que las trabajan pueden ganar entre los 12 y los 24 mil euros

Comentarios 3

Sin altas ni bajas. Veintiséis hermandades, incluida la del Rocío, y dos agrupaciones parroquiales están en la Feria del Caballo 2010, cifra idéntica a la del pasado año por lo que no hay variaciones en relación con la presencia cofrade en la fiesta por antonomasia de Jerez.

La novedad la encontramos en aquellas que han decidido trabajar los propios hermanos las casetas, es decir, no dar la cocina y la barra a un hostelero a cambio de una cantidad fija. Esta opción es la más extendida por razones lógicas de comodidad y nula complicación excepto en el montaje de la caseta y dejarlo todo 'llave en mano' para que el que lleva la caseta entre, monte la cocina y empiece a trabajar. La media de ingresos, par alas que alquilan, es de unos 4.800 euros. Las que más llegan a percibir 9.000 euros y las que menos unos 1.500. Sin embargo los beneficios de trabajar la caseta oscilan, según la localización y popularidad de la hermandad, entre los 12 y los 24 mil euros.

Estas son las cifras aproximadas. Peor predomina el alquiler de la cocina, que tiene en su contra que los ingresos, los cuales suelen ser similares a lo que perciben el resto de entidades, peñas, asociaciones y demás que instalan sus casetas. El 'alquiler' ha venido muy a menos en los últimos años, más por la oferta que por la crisis u otro factor. De esta tendencia no han escapado las cofradías, que ha llevado a alguna de ellas a renunciar a sus sitios en los últimos años porque las cuentas, al final, no salen.

Ante esta realidad, la historia de la feria en lo cofrade se repite en relación con la del pasado año, con las mismas hermandades y agrupaciones parroquiales, estas sólo dos. Lo que sí cambia es en el caso de dos hermandades, la de La Viga y Los Judíos que le han echado valor al asunto y han decidido trabajar la Feria ellos mismos. La razones son claras, les hacen falta ingresos porque acometen proyectos de envergadura económica.

En el caso de la cofradía de la Catedral están celebrando los 400 años del copatronazgo de la Virgen del Socorro, una celebración que implica numerosos gastos y con una salida extraordinaria que suma más desembolsos, además de tener el proyecto de unos candelabros de cola nuevos para el paso de palio que se quieren estrenar en esa procesión. Ante esta perspectiva, la gente de La viga no lo ha dudado y se han arremangado asumiendo una feria de mucho trabajo, peor con un beneficio que puede subir en mucho lo que habitualmente recibía por la cesión de la barra.

Otra que ha dado este mismo paso ha sido la del Desconsuelo ante el reto ya aprobado y en marcha de restaurar el manto de la Virgen. No hace falta decir cuánto cuesta ese trabajo pero es fácilmente imaginable que se eleva más de una treintena de millones de las antiguas pesetas. Aunque el compromiso de pago está cerrado, ahora toca fajarse y buscar dinero poniendo en valor todos los recursos al alcance de la hermandad y uno de ellos es la feria y más para esta cofradía tan popular y populosa.

De hecho una de las acciones ha sido organizar una cena pro manto, además de convocar para el martes de Feria una jornada en la que el precio del vino se reduce considerablemente. Estas dos se suman a las que tradicionalmente tienen en la feria un recursos para sus economías, como es el caso de La Exaltación o El Soberano Poder, otras dos cofradías que son referencia para muchos en el Real tanto por su cocina como por los precios que ofertan. Incluso, como es el caso de la hermandad de La Viñas, aprovechan su caseta para otras citas como igualar las cuadrillas que llevarán al Cristo en la salida extraordinaria de junio o presentar el cartel de ese evento. Como dicen ellos, la cofradía se va a la Feria y lo hace una semana completa con 85 hermanos trabajando en diferentes turnos.

Y también quieren que el barrio se acerque a la hermandad para lo que ha distribuido por las viviendas de Las Viñas un vale por cada domicilio válido para adquirir por 6 euros media botella de vino y una tortilla. Por su parte, la gente del Consuelo vuelve un año más a sortear una entrada para los toros como incentivo para promocionar su caseta.

En definitiva esta es la realidad cofrade en la Feria de este año, la misma que años precedentes pero con la misma intención de que cada cofrade y los muchos que buscan estas casetas por su ambiente y sobre todo por sus precios, encuentren un sitio donde parar en el Real en un entorno familiar, agradable y sin que el bolsillo se resienta en exceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios