Festival de Jerez

Elegancia en el andar

El granadino Adrián Sánchez presentó credenciales de buen bailaor en la Sala Compañia, dentro del ciclo 'Solos en Compañía'. A través del espectáculo 'Por los cuatro costaos', el joven artista programó un montaje de algo más de una hora y cuarto de duración en el que derrochó cualidades y saber estar sobre las tablas.

Cuidando al máximo su vestuario y con una propuesta minimalista, Adrián fue de más a menos y a decir verdad le sobraron algunos minutos de baile, ya que la última parte de su actuación resultó un tanto empalagosa, sobre todo por la reiteración de elementos.

El granadino tiene algo que gusta, un no sé qué cuando baila que contagia al público. Al menos esas sensaciones dejó en el primero de los palos, un zapateado donde lo bordó, todo lo hizo con elegancia y garbo. Con sombrero de ala ancha, tuvo siempre el control de la situación dando a cada movimiento el rigor y la sensibilidad necesaria. Su manera de andar por el escenario y hasta la forma de colocar el brazo izquierdo en la cadera desprendieron grandeza.

Aunque la obra que presentó en la Compañía era una versión reducida de su montaje, 'Por los cuatro costaos', el artista tuvo claro desde el primer instante dónde quería llegar. Tras una leve pausa, en la que el atrás, en la voz de Sergio Gómez 'El Colorao' interpretó farrucas, con buen gusto por cierto, Adrián volvió a escena. Vestido de negro se metió por tarantos, que remató por tangos. Su baile aquí fue un poco más contemporáneo usando una coreografía más agresiva y menos tradicional. De cualquier manera posee ese toque propio del baile de Granada, racial y anárquico, que desplegó en algunos compases.

En medio sonaron tonos de seguiriyas en la voz de Alfredo Tejada, que se mostró excesivamente chillón y alargando el cante en demasía.

El espectáculo concluyó por soleá. En esta ocasión Adrián compareció vestido de blanco, y puso en escena un palo que prolongó en exceso pues el cierre final por bulerías le quitó puntos. Sin ser un dechado al bracear, su toque varonil impregnó la sala Compañía, que despidió al granadino con una buena ovación y a golpe de palmas por bulerías, un síntoma clarividente de que su estreno como solista en el Festival había dejado buen gusto a los asistentes.

Baile: Adrián Sánchez. Cante: Sergio Gómez 'El Colorado' y Alfredo Tejada. Guitarras: Rubén Campos y Pino Losada. Palmas: Cristina García. Flauta: Diego Villegas. Percusión: Cheyene. Lugar: Sala Compañía. Día: 10 de marzo Aforo: Tres cuartos de entrada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios